Los Jardines Butchart, en Vancouver


Visitar los cientos de jardines maravillosos que existen repartidos por el mundo es una magnífica razón para viajar. Hoy voy a proponeros la excusa perfecta para conocer Vancouver, en Canadá, especialmente si sois amantes de las plantas y las flores: visitar los Jardines Butchart, un paraíso que los cautivará hasta el infinito.

Nada menos que 22 hectáreas de terreno que son un auténtico vergel y al que llegan cada año más de un millón de visitantes para extasiarse con su belleza y su colorido. ¿Os gustaría descubrir los mil matices que encierra? Pues no lo dudéis. Eso sí, los mejores meses para visitarlo son de marzo a octubre, cuando la floración de las especies es constante.

Con más de un siglo de historia


Pero los Jardines Butchart no han sido siempre así. Antes de que hubiese plantas, flores y vegetación, fue una cementera explotada por Robert Pim Butchart (desde 1888 hasta 1904). A principios del siglo XX, su mujer Jennie decidió embellecer la cantera plantando diversas especies.

Desde aquel momento, la familia en pleno se dedicó a cuidar ese jardín que hoy está dividido en cinco sectores diferentes pero conectados entre sí por medio de zonas de césped y senderos recoletos.

Un espectáculo durante todo el año


Allí hay de todo: plantas tropicales, cerezos en flor, plantas bulbosas que explosionan en mil colores… Todo un espectáculo para los sentidos. En primavera les toca el turno a rododendros y azaleas.

El verano es la estación de las rosas, de las que encontraréis más de 250 variedades. En otoño hacen su aparición begonias y dalias, y el Jardín Japonés, que destaca por su serena y delicada belleza, se vuelve rojizo y dorado. Durante el invierno, y a pesar del frío, este jardín continúa irradiando magia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *