Las nuevas pautas para viajar en avión con el coronavirus

viajes-avion
La COVID-19 ha cambiado la forma de viajar y no solo en lo que a estancias, alojamientos o visitas a centros turísticos se refiere, sino también en los medios de transporte. Y uno de ellos es el avión. De momento, volar como antes no va a ser posible y, si hay que coger un vuelo, se deben seguir una serie de pautas concretas, que se recogen en la guía que ha sido realizada por la Agencia Europea de Seguridad Aérea y el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades. Aquí hacemos un resumen con las principales indicaciones a seguir antes de salir de casa, en el aeropuerto, durante el viaje y al llegar al destino.

Pasos previos

Antes de subirse al avión, ya se establecen una serie de pautas. La primera de ellas es que toda persona que tenga síntomas del coronavirus o bien haya estado cerca de un enfermo con COVID-19 no debe viajar.

Las compañías aéreas y operadores aeroportuarios tienen que enviar mensajes a los pasajeros para recordar los síntomas de esta enfermedad, así como un documento electrónico que hay que firmar 24 horas antes del vuelo que indica los síntomas y los riesgos de viajar junto con alguna persona que esté enferma.

En el caso de que la persona haya contraído la enfermedad o bien tenga síntomas, la guía recomienda que se cambien los billetes de forma gratuita. Un cambio que se puede hacer hasta seis horas antes de que el avión despegue. Eso sí, las sospechas de creer que se está enfermo tienen que estar fundadas y contrastadas desde el punto de vista médico.

viajes-avion

Aeropuerto

Las medidas establecidas también recogen que al llegar aeropuerto hay que entrar con la mascarilla ya previamente puesta. Se aceptan sólo la quirúrgica y la FPP2. Además, en las instalaciones aeroportuarias solo pueden estar las personas que van a viajar por lo que los acompañantes tienen que quedarse en el parking, boca de metro o en la puerta de la terminal….

La guía indica que se pueden hacer controles de temperatura. Si se establecen, se deberán realizar en la puerta y antes de facturar el equipaje, proceso en el que se apuesta por los procesos automáticos y por limitar el número de maletas en cabina para evitar contactos y agilizar todo el embarque.

Y, en el caso de tener una temperatura superior a los 38 grados, no se deberá volar. No obstante, cabe la posibilidad de que se hagan otros controles, que nunca deberán ser invasivos y que se repetirán si la persona da positivo.

En los controles de seguridad, siempre se tiene que garantizar una distancia física de 1,5 metros entre los pasajeros, teniendo el personal que estar equipado con mascarilla, guantes desechables, pantallas protectoras y batas en aquellos casos en los que no se haga un cambio de uniforme diario.

Embarque y viaje

A la hora de embarcar, también se debe respetar la distancia mínima entre las personas y se recomienda la dispensación de gel hidroalcohólico en la puerta del avión. Es posible, además, que se proceda a hacer un embarque escalonado en función del asiento que se va a ocupar. Si el desplazamiento hasta la nave aérea es en autobús, se tienen que respetar las distancias, teniendo que transportar menos personas en cada trayecto.

Dentro del avión, los viajeros no pueden quitarse la mascarilla y se deben lavar las manos con los geles hidroalcohólicos, aparte de utilizar pañuelos desechables en el caso de que los precisen. A su vez, se debe respetar la distancia mínima y evitar tocar las superficies.

Destino

Y, una vez se ha llegado al destino, toca bajar del avión. Aquí se recomienda evitar las aglomeraciones y evitar ponerse en pie antes de que se abran las puertas. Y, por supuesto, no hay que olvidarse de facilitar los datos de contacto para ser localizados si es necesario por haberse detectado algún brote de coronavirus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.