Islas de San Blas en Panamá


Cuando comienza a hacer frío mucha gente empieza a soñar con sus vacaciones del siguiente verano, con playas desiertas y con lugares de ensueño en los que poder disfrutar del buen tiempo y de unos días de relax. Si eres de los que organiza sus viajes por adelantado me gustaría recomendarte un destino ideal para las vacaciones: las Islas de San Blas.

Este archipiélago está situado en el Caribe, muy cerca de Panamá, y es una auténtica maravilla aunque no sean muy conocidas, algo que quizás las hace más encantadoras ya que no reciben tantos turistas como otras que tengan mucha más fama. Son unas cuantas islas coralinas que ofrecen un lugar maravilloso para disfrutar del eco-turismo, siendo además una de las regiones más importante en este sentido en toda la zona de Centroamérica y el Caribe. Toma nota de lo más interesante de las Islas de San Blas:

– Puedes encontrar dos atractivos espectaculares que llaman la atención de todos aquellas que las visitan. Por un lado, la belleza que tienen todas las islas caribeña, y por otro poder visitar los caseríos de los indios Kunas y poder descubrirlo todo acerca de su fascinante forma de vida y cultura.

– Los indios Kunas viven en chozas de paja y duermen en hamacas. Las mujeres visten blusas hechas de varias telas cosidas de una forma especial y cada una con un diseño único, llevando también una falda larga con diversos estampados y adornos en cuello, brazos y piernas, además de aros de oro en la nariz.

– El archipiélago lo forman exactamente 365 islas, una para cada día del año según dicen por allí. En todas ellas puedes nadar y practicar deportes acuáticos como el buceo, snorkeling, pesca o kayak.

– Las islas se formaron por una acumulación de coral y están repletas de palmeras que se entremezclan con el agua y que da un paisaje totalmente increíble. Fueron seleccionadas como uno de los dos mejores destinos para cruceros del mundo hace un par de años por un par de medios muy importantes en el sector.

– El alojamiento en estas islas es en cabañas rústicas con techos y paredes de paja y pencas pero muy cómodas y seguras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *