Hyde Park en Londres

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


En las grandes ciudades siempre hay algún parque en el que puedes olvidarte del bullicio para relajarte o ir de picnic. Por supuesto, eso sucede también en una ajetreada ciudad como Londres. Rodeado de calles con tiendas, coches, gente trabajando y estresada por llegar a la hora a algún lugar y turistas fotografiando cada rincón de la ciudad. Hyde Park es de esos lugares que te enamoran en menos de cinco minutos.

Miles de metros cuadrados de jardín y zonas verdes divididos en varias áreas y que está dividido en dos por el Lago Serpentine, donde puedes ver un montón de patos, cisnes y demás especies acuáticas a los pies de Buckinham Palace. Dentro de Hyde Park, o más bien pegado, están los Kensinton Gardens, unos jardines que tienen la residencia en la que Lady Di y Carlos de Inglaterra vivieron durante su vida en común y que será donde vivan Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton.

Una de las partes más famosas de Hyde Park es el Speakers Corner, una zona en la que se reunían en pequeños grupos para dar charlas o manifestarse, y que se ha convertido en el epicentro de todas las reuniones masivas. Además, en verano hacen conciertos con grandes artistas que no sólo te hacen disfrutar de la música en directo sino que el entorno es perfecto, así que si vas en esa época compartirás fiesta con cientos de miles de personas. El parque tiene muchísimos accesos desde diversos puntos de la ciudad, si andas de compras por Oxford Street tienes una entrada justo donde está el metro de Marble Arch. Si están por High Street Kensinton tienes también otra entrada, y muchas más repartidas por muchos puntos de la ciudad.

Aunque cualquier día es bueno, toda la gente que vive en Londres aprovecha el domingo para ir a Hyde Park, y creo que ese es el mejor día, ya que puedes ver a un montón de familias haciendo picnic, grupos de niños celebrando un cumpleaños, pandillas jugando al fútbol o parejas dando un romántico paseo. Si el tiempo acompaña, lo mejor es sentirte uno más y llevarte la comida (hay un McDonalds en la entrada cercana a Oxford Street) para disfrutarla en plan picnic. De postre, hay una heladería en el centro que es deliciosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *