Los 10 lugares que hay que visitar en 2017 según The New York Times

Canada
Cada año, el prestigioso periódico The New York Times elabora una lista de destinos que explorar. En este caso, el diario nos recomienda 52 espectaculares destinos, entre los que se encuentran dos españoles: Antequera y Madrid. Sin embargo, para ponértelo más fácil a la hora de escoger tus vacaciones y escapadas para el 2017, hoy vamos a presentarte el top 10 de la lista.

¿Te gustaría descubrir los 10 destinos que hay que visitar en 2017 según The New York Times? ¡Pues lo único que tienes que hacer es seguir leyendo!
SEGUIR LEYENDO “Los 10 lugares que hay que visitar en 2017 según The New York Times”

La Torre del Diablo


La Torre del Diablo es una peculiar e imponente formación que se eleva hasta los 386 metros del suelo. Se encuentra en el estado de Wyoming, y fue declarado como primer Monumento nacional de EEUU en 1906 por el Presidente Roosevelt. Es un lugar famoso por su aparición en algunas películas como “Encuentros en la Tercera Fase” de Seven Spielberg.

Su nombre proviene de una leyenda india que decía que en la cima de esta montaña, el “dios del mal” redoblaba sus tambores para imitar al trueno. De este modo, atemorizaba a toda la comarca. Hay otra leyenda que cuenta que sus gigantescas estrías verticales fueron creadas por un enorme oso. Sin embargo, desde un punto de vista geológico, se sabe que ha sido la erosión del viento y del agua la que ha ido modelando y creando esta forma tan peculiar de la estructura.

El origen de esta misteriosa montaña aún es incierto. Hay una hipótesis que considera que se trata de una columna de lava endurecida. La cual nunca habría alcanzado la superficie para poder convertirse en un volcán. Anteriormente esta formación estaba rodeada por una roca más ligera, pero con el paso de los años esta capa se ha erosionado para dar lugar definitivamente a esta espectacular torre.

Es un lugar verdaderamente espectacular y llama especialmente la atención su entorno en el que se pueden divisar multitud de columnas exagonales que han ido apareciendo por la condición de intrusión magmática del terreno. Aunque se encuentra rodeada por un parque protegido de aproximadamente cinco kilómetros cuadrados, a diferencia de la mayoría de los paisajes internacionales de estas características, está permitida la escalada a ella.