Lo que no puede faltar en un botiquín de viaje


Hay veces que, por el destino elegido o por las propias circunstancias del viaje, resulta necesario llevar en el equipaje un botiquín que nos ayude a superar determinados problemas de salud que puedan surgir. Se trata de contusiones, pequeñas heridas o dolencias para las que necesitaremos ciertos medicamentos.

Uno de los casos en los que el botiquín de viaje pasa a ser totalmente imprescindible es cuando viajamos a algún país remoto en el que el acceso a la atención médica sea difícil. Te contamos cómo preparar tu botiquín de viaje y qué es lo que no puede faltar en él.
SEGUIR LEYENDO “Lo que no puede faltar en un botiquín de viaje”

Lugares desconocidos de Puerto Rico


Los visitantes de Puerto Rico tienden a llevar una idea preconcebida sobre lo que van a ver allí: playas, una animada vida nocturna y todas las ventajas de un destino turístico de primer novel situado en el Caribe. Pero, existen algunas cosas que seguro no conocen de las ozona y les sorprenderán:


– El radiotelescopio de Arecibo
Esta maravilla tecnológica se encuentra en las colinas de Arecibo. El plato mide casi mil metros de diámetro y se extiende en unas 20 hectáreas. Es el radiotelescopio más grande más sensible del mundo. Si haces memoria, seguro que recuerdas las escenas de la película de James Bond, Goldeneye, donde el agente se enfrentaba con el malo el enfrentamiento (inevitable) entre 007 y el malo, se lleva a cabo aquí.

– Su gran tamaño
Puerto Rico es aproximadamente del tamaño de Connecticut. Teniendo en cuenta su población (es una de las islas más densamente pobladas del mundo), es un lugar relativamente pequeño.


– El Yunque
Es la única selva tropical de los EE.UU. Una visita a la zona te permitirá disfrutar de unas tierras primitivas que se han mantenido prácticamente sin cambios durante miles de años. Podrás hacer diferentes excursiones para ver las impresionantes cascadas del lugar, verás un sinfín de aves y fauna.

– Conocer su historia mediante los museos
Cristóbal Colón desembarcó en estas costas y las nombró parte de España. Es por esto que muchos la siguen considerando la ciudad más antigua europea bajo bandera americana. También es interesante apuntar que Colón tampoco es que se enamorara demasiado de aquel bonito lugar: pasó simplemente dos días allí, lo declaró parte de España, y nunca volvió.