Escocia: castillos y palacios que no hay que perderse

escocia
Hoy vamos a continuar en Escocia porque es uno de los países que puede considerarse como una fuente inagotable de recorridos y lugares de interés para visitar. Desde museos a casas antiguas o parajes que, incluso, albergan algunas leyendas de fantasmas o misteriosas de esas que son tan características y típicas de este país lleno de historia. ¿Qué vamos a recorrer en esta ocasión? Toma buena nota de estos destinos al organizar tu viaje a Escocia.

Lugares con historia

Uno de los lugares históricos de Escocia es el conocido campo de batalla de Culloden. Es un destino ideal para todas aquellas personas interesadas en conocer los antepasados y también la historia jacobita. Y, ¿por qué es tan importante este lugar? La respuesta es sencilla. Aquí tuvo lugar la última batalla en suelo británico.

Es una época que puede revivirse en el centro de visitantes en el que hay exposiciones interactivas que permiten conocer con todo detalle de este enfrentamiento que cambio toda la historia de las Tierras Altas y que, además, lo hizo para siempre.

De corte más romántico es la visita a Abbotsford, una magnífica casa de campo que fue el hogar ancestral del novelista sir Walter Scott, del siglo XIX. Esta residencia alberga artefactos y una magnífica biblioteca con un techo decorado. También guarda muchas curiosidades. No hay que irse sin ver todo el terreno de la zona, que se caracteriza por su gran belleza y tranquilidad.

escocia
Y de una casa a un palacio, el de Scone. Su importancia radica en que es e principal palacio de Perthshire y el antiguo lugar de coronación de los monarcas escoceses. Todo su entorno está así repleto de historia. Aparte de su interior, donde pueden verse tesoros del pasado y recuerdos de antiguos reyes y reinas, no hay que perderse su exterior para ver los preciosos jardines.

El recorrido continúa con más residencias para llegar al Castillo de Crathes, que es realmente impresionante. Razones no faltan para ser uno de los más bellos gracias a sus jardines, que son muy famosos, y su estructura con torreones. Dentro del edificio, se pueden ver numerosas antigüedades, pinturas y una excelente decoración en los techos. Por supuesto, uno de los encantos de este castillo son las historias de fantasmas que giran en torno a él. Pero, si se va con niños o no se quiere escuchar estas leyendas, la alternativa pasa por entretenerse en el centro de juegos Wild Wood Adventure.

Y continuamos con más castillos. La siguiente parada es en el de Glamis, que es conocido por ser el legendario escenario de la obra de Macbeth, de Shakespeare. Es uno de los castillos más llamativos tanto por su arquitectura como por sus antiguos tesoros. No hay que irse sin dar una vuelta por su zona exterior para explorar los terrenos que le rodean.

El último castillo en este recorrido es el de Culzean. Es otro de los más llamativos gracias a sus jardines, playas, bosques, senderos y hasta un nuevo parque de aventuras. Otro de los motivos por el que hay que visitarlo es porque está en un acantilado. Durante la visita, hay que fijarse bien en su escalera ovalada, ya que constituye uno de sus principales atractivos.

La visita histórica se completa con un recorrido por varias galerías y museos. Dentro de ellos, destaca el de Kelvingrove, de arte, con más de 8.000 objetos entre los que se encuentran obras de artistas como Salvador Dalí, o el Museo y Galería de Arte de Perth, que es uno de los centros más antiguos de Escocia y que incluye exposiciones para familias con sederos, rompecabezas o juegos.

Los amantes del arte tampoco pueden perderse el McManus, es decir, el museo y galería de arte de Dundee. Su atractivo empieza ya por su edificio gótico victoriano y continúa por sus ocho galerías con exposiciones de arte, historia y medioambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.