El Palacio Schonbrunn en Viena


La capital austríaca, Viena, fue durante muchos siglos la sede de los gobernantes del Imperio Austro-Húngaro, lo que hace que aunque ya no haya tal Imperio sí hayan quedado muchos restos de él y la ciudad siga siendo una ciudad imperial que enamora a todo aquel que la visita. Yo misma estoy deseando poder ir, y es que de ver varios reportajes en la tele me tiene totalmente enamorada sin haber puesto un pie en ella todavía.

En Viena hay muchísimos lugares de interés y de algunos de ellos ya te he hablado en otras ocasiones, por lo que hoy me gustaría centrarme en el Palacio de Schonbrunn, uno de los muchos palacios que hay en la ciudad y que es un lugar espectacular que fue residencia imperial y que es uno de los edificios más importantes de todo el país gracias a toda la historia y cultura que alberga en su interior.

Tiene un gran patio central con un diseño impecable en el que puedes apreciar que hasta la mínima hoja está en orden y en el que en su conjunto todo combina con todo, lo que le hace ser un placer para la vista. Tiene 1.441 habitaciones de las cuales únicamente 40 están abiertas al público en las visitas que organizan y donde destacan dos: el Salón de los Espejos (en donde Mozart actuó con solo 6 años) y la Gran Galería (en donde el Congreso bailó después de derrotar a Napoleón.

Decoración exquisita con elementos y estilos de diferentes épocas, si te gusta la arquitectura sin duda este palacio te encantará. En las paredes de la planta baja puedes ver pinturas de palmeras, animales exóticos y paisajes tropicales, toda una combinación arriesgada para cualquiera pero maravillosa para este lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *