El Jardín Botánico de San Francisco


Si piensas en San Francisco, seguro que lo primero que se te viene a la cabeza son sus famosísimas calles empinadas que hasta dieron nombre a una serie de los 80, dicho sea de paso, una de las que más marcaron mi infancia. También te vendrá la imagen del no menos famoso tranvía circulando por esas calles. Lo que seguro que no se te pasa por la cabeza es que en San Francisco está el Jardín Botánico más grande de la costa oeste de los Estados Unidos.

Oficialmente se llama San Francisco Botanical Garden at Strybing Arboretum, tiene casi 23 hectáreas en las que hay más de 7.500 especies y está en el Golden Gate Park de la ciudad estadounidense. Se fundó en el año 1890 aunque su construcción no pudo llevarse a cabo por falta de fondos hasta el año 1926, cuando Helene Strybing lo patrocinó y en su honor se le puso su nombre.

Si te gusta disfrutar de la naturaleza en plena ciudad ponte los tenis porque te darás unos cuantos paseos y, sobretodo, disfrutarás de lo lindo pasando todo un día viendo las diferentes secciones en las que está dividido el Jardín Botánico de San Francisco. En la zona de las llamadas “Regiones Mediterráneas”, se pueden ver especies de multitud de orígenes, como Chile, África del Sur, el Mediterráneo o algunas nativas de California.

En la zona de los “Climas templados”, tienes varios jardines con plantas asiáticas o australianas. En las “Montañas de los trópicos” verás dos bosques, el Bosque de niebla con especies de Centroamérica y el del mismo nombre pero con origen en el sureste Asiático. En la otra zona encontrarás especies especiales que son difíciles de encontrar en otros lugares, con casi 10 jardines donde se reparten todas ellas. Todas las especies se pueden conservar con garantías gracias al clima Mediterráneo de la zona, pero como no tienen invernaderos hay muchas plantas que no pueden tener ya que no durarían.

Si quieres visitarlo pagarás $7 y los menores $5 ó $2, dependiendo de la edad que tengan. Si viajas en familia podrás entrar con otro adulto y uno o más niños por tan sólo $15, así que compensa mucho y los niños aprenderán de lo lindo además de disfrutar viendo un montón de animales. Los residentes en San Francisco no pagan nunca y los demás tienen acceso gratis el segundo martes de cada mes, el día de Acción de Gracias, Navidad y Año Nuevo. Abre todos los días de 9 a 18 entre abril y octubre y de 10 a 17 entre noviembre y marzo. Por supuesto no todo es mirar, tienen una tienda donde podrás comprar muchas de las plantas que habrás visto durante todo el día. Sin duda una atracción fantástica que se debe convertir en una visita obligada si vas a viajar a San Francisco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *