Consejos para viajar en avión

pareja-avion
En el avión viviremos el inicio y final de nuestro viaje, ida y vuelta, para poder estar más cómodos en el trayecto es importante tomar nota de algunos pequeños consejos que nos pueden ayudar a evitar alguna situación molesta.

Recomendaciones que harán que el vuelo sea más agradable

Gases intestinales: Personas propensas a tener gases intestinales lo pueden pasar mal en un avión a causa de los cambios de presión. Lo ideal es no ingerir comidas flatulencias o pesadas desde el día anterior al viaje.

Taponamiento de oído: Los cambios de presión, en los momentos de despegue y aterrizaje también nos pueden alterar nuestros oídos con sensaciones de taponamiento y sordera momentánea. Para aliviar esa sensación se recomienda sonarse la nariz con un pañuelo o masticar un chicle.

Sequedad de piel, vías respiratorias y córnea: En elevadas alturas, la humedad suele ser más baja de lo normal entre un 10% y un 20%. Para que esto no suceda, evita el alcohol y el café desde el día anterior al viaje, ya que estas sustancias tienen un efecto deshidratante. Para mejorar es recomendable beber agua y zumos durante el vuelo.

Cansancio y somnolencia: Problema habitual entre los viajeros, el jet-lag o desfase horario puede provocar esta sensación. Para superar estos efectos se recomienda intentar adaptarse lo más rápidamente posible a los nuevos horarios y sobretodo prepararse mentalmente.

viaje-avion
Contusiones: Son poco frecuentes, pero ocasionalmente pueden suceder a causa de posibles turbulencias. Para evitarlo, respeta siempre las indicaciones de la tripulación. Permanezca sentado siempre que pueda y con el cinturón abrochado para mayor seguridad.

Problemas circulatorios: Los espacios reducidos en el avión son inevitables, a no ser que vayamos en clase business, por lo que pueden ocasionar agobios y tensiones derivando en hinchazón de pies. Recuerda llevar siempre ropa amplia y transpirable que no nos apriete y permita la ventilación.

Mareos: Descansa antes de subirte al avión, evita los giros bruscos de la cabeza y no se te ocurra volar en ayunas. Si igualmente te mareas, fijar la vista en el horizonte, respirar lentamente y piensa en cosas agradables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *