Trucos para dormir durante un vuelo

mujer-durmiendo-avion
Los vuelos se odian, se disfrutan o se ignoran. ¿A qué me refiero con esto último? A que no es necesario tener los ojos abiertos desde que el avión despega hasta que aterriza, ya que en ocasiones lo más apetecible es dormir durante las horas de vuelo. Eso sí, no todo el mundo tiene la facilidad de cerrar los ojos y quedarse dormido a los pocos segundos de tomar asiento.

Para que te sea un poco más fácil te recomiendo tomar nota de los trucos que comparto a continuación, ya que gracias a ello podrás conciliar el sueño más fácilmente durante tus próximos vuelos. ¿Empezamos?

Ponte ropa cómoda

Te será mucho más fácil pegar ojo si llevas ropa cómoda. Procura llevar prendas anchas y ten cuidado con el aire acondicionado de los aviones, ya que si pasas frío te costará mucho más dormir. Ves bien abrigado o solicita una manta al personal de a bordo.

Ves cansado

Suena raro, ¿verdad? Si llegas a un vuelo cansado tienes muchas posibilidades de dormirte. Todo lo contrario sucede cuando nos subimos al avión después de dormir sin haber tenido que madrugar. En esos casos es muy difícil lograrlo, a menos que seas de esas personas que se duermen fácilmente con el movimiento.

padre-e-hijo-durmiendo-en-el-avion

Relájate

Esto es algo que no siempre es sencillo, ya que en un avión hay niños que pueden hacer ruido, bebés que lloran, adultos maleducados… En ese sentido te recomiendo recurrir a los auriculares para disfrutar de música relajante. Te será mucho más fácil cerrar los ojos y poner la mente en blanco.

Tómate una copa de vino o una cerveza

Con el alcohol es más fácil quedarse dormido, pero eso no significa que tengas que beberte tres o cuatro cervezas. Bébete una y eso bastará para que te relajes y empieces a cerrar los ojos casi sin darte cuenta.

Tensa los músculos y relájalos

Siguiendo con lo de la relajación que he comentado anteriormente, tengo que decir que otra buena idea es la de tensar los músculos para después relajarlos. Hay que hacerlo con todos, desde los hombros hasta los pies. Lo notarás.

durmiendo-en-el-avion

Una almohada como aliada

No hay nada como tener una almohada a mano para dormir. Puedes llevar la típica con forma de “U” que sirve para relajar las cervicales, o bien puedes llevar contigo una pequeña almohada como las de cama pero en tamaño reducido. Lo importante es que sea una almohada lo suficientemente mullida como para que la cabeza y el cuello a lo largo del vuelo.

La postura también cuenta

Si viajas en clase turista lo más probable es que no dispongas del espacio necesario para echar una cabezadita, sobre todo si es un vuelo low cost. En ese caso, si vas acompañado por tu pareja, un familiar o un amigo, te recomiendo que apoyes su cabeza sobre él o ella para que sea más sencillo conciliar el sueño.

Nada de comidas copiosas

Tengas la intención de dormir o no, lo de subirse a un avión después de darse un atracón de comida no es buena idea. Si quieres aprovechar el vuelo para descansar lo acusarás todavía más, ya que con la barriga llena es más complicado dormirse, por no decir que es hasta contraproducente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *