Recorridos por el Duero para descubrir España y Portugal

portugal
En más de una ocasión, hemos hablado de recorridos por los cauces de los ríos para hacer turismo y conocer las diferentes localidades que atraviesan. Y no solo son destinos dentro de España. Hay zonas también transfronterizas que, igualmente, tienen un gran atractivo. En esta ocasión, nos vamos a centrar en aquellas localidades que están en el río Duero, pero cerca de España y de Portugal. Una zona geográfica para conocer dos culturas en torno a sus aguas.

Destinos

La ruta en esta ocasión, la vamos a comenzar en “La Raya”, un área que es donde se funde el río Duero y Douro y se marca la frontera entre los dos países. Aquí se hallan unos bellos parajes durante todo el recorrido que, sobre todo, se localizan en los Arribes del Duero y el Parque Nacional do Douro Intrernacional. Ambos enclaves son Reserva de la biosfera transfronteriza por la Unesco.

Entre los principales atractivos que se pueden ver están los acantilados vertiginosos, cascadas, aguas tranquilas o revueltas, así como la fauna con aves de todo tipo y especies vegetales autóctonas. Son vistas para disfrutar tanto si se está navegando por las aguas del río como si se sobrevuela. En este caso, las panorámicas desde el aire son realmente espectaculares, destacando el Mirador Sáo Joáo das Arribas, junto al castro, y el asentamiento romano de Aldeia Nova.

Visita obligada es Fermoselle, también conocida con el título de Capital de los Arribes del Duero. Esta localidad está prácticamente deshabitada. De hecho, tiene muy poca población. Sin embargo, es un municipio con mucho encanto. No hay que perderse sus callejas llenas de encanto, ermitas, iglesias y viejas casas. Y, precisamente, en ellas hay que hacer parada, puesto que bajo sus pies hay más de 1.000 antiguas bodegas que forman parte de su patrimonio.

espana
Por el lado de Portugal, el recorrido nos lleva a Miranda do Douro. Una localidad muy bella en la que llama la atención su lenguaje, puesto que hablan la llamada ‘lingua mirandesa’, que es muy parecida a las hablas tradicionales de León, Asturias y Zamora.

Otros destinos

Además de esta zona entre Portugal y España, el río atraviesa otras localidades que tienen un gran atractivo. Continuando con la parte del territorio nacional, está Tordesillas. Una localidad muy conocida por el tratado que lleva su nombre y que dividió el mundo, precisamente, entre los dos países en el año 1494.

Es visita obligada Las Casas del Tratado en las que hay documentos de la época, maquetas de las tres naves que llevaron a Colón a América y también de los principales monumentos de la zona. El callejeo por Tordesillas lleva a visitar al Real Monasterio de Santa Clara, la plaza Mayor y el puente medieval de diez ojos, así como los restos que quedan de la muralla que rodeaba toda la villa.

Sin embargo, ya no queda nada de la antigua casona-palacio en la que la reina Juana estuvo encerrada 46 años por orden de su padre y su hijo. Y, por supuesto, aquí también hay que ver las bodegas subterráneas con sus vinos blancos, tintos y rosados y un innovador vermut.

Y, finalmente, el recorrido lo finalizamos en Toro y Rueda con una excelente ruta gastronómica y del vino, pero también con un rico patrimonio artístico-cultural en un entorno de impresionante naturaleza que refleja la tradición vitivinícola.

Haciendo turismo por Toro, la ruta debe llevar a pasear por la Plaza Mayor, la Colegiata de Santa María la Mayor, que está inspirado en la Catedral de Zamora, y el Paseo del Espolón desde el que se ven unas magníficas vistas del Duero y del puente Mayor que, curiosamente, fue levantado de forma paralela al río.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.