La riqueza histórica de Trujillo


Situada en la provincia de Cáceres, Trujillo es conocida principalmente por ser la ciudad de nacimiento del conquistador Francisco Pizarro. Su rico patrimonio, además, le confiere el estatus de centro turístico de Extremadura, al igual que su vecina Mérida o la misma capital Cáceres. Su origen se remonta a un asentamiento romano sobre un poblado indígena ubicado en un cerro y al que pusieron el nombre de Turgalium. Con la invasión árabe, en el siglo VIII, pasó a ser Torgelo hasta la reconquista cristiana en 1232.

Entre los lugares más destacables que se pueden visitar, encontramos la Iglesia de San Martín, Iglesia de Santiago, Casa museo de Pizarro, Museo del Traje, Castillo Árabe, Museo del queso y el vino, la Plaza Mayor, el palacio de los Marqueses de la Conquista, el palacio de Chaves o el recinto amurallado, entre un largo etc.

Lugares de interés

El Castillo Árabe, actualmente en muy buen estado de conservación, data del siglo IX y se pueden reconocer los diferentes estilos de su evolución histórica. Se trata de un recinto cuadrado con torreones en las esquinas, cuya puerta de acceso está flanqueada por grandes torres. En la zona oeste se levantan dos torres albarranas (de origen árabe) que se unen al edificio a través de un puente levadizo.

La Casa-museo de Pizarro, consta de dos plantas en las que se recrean y exponen aspectos relacionados con la vida del conquistador. La planta inferior se ha dedicado a reproducir un hogar trujillano del siglo XV, y en l superior se expone la obra de Pizarro.

En el Museo del Traje se exponen fabulosas colecciones creadas por diseñadores del siglo XX y se pueden contemplar hermosos trajes que vistieron, en otros tiempos, a personajes de la aristocracia mundial, artistas o personas de la sociedad extremeña. Periódicamente se muestran colecciones monográficas que recrean épocas anteriores.

La hermosa Plaza Mayor está rodeada de soportales, donde se ubica la Iglesia de San Martín, con una nave de silleria gótica y un órgano del siglo XVIII.

Espectacular es, sin lugar a dudas, la magnífica portada barroca y el balcón de esquina del Palacio de los Duques de San Carlos.

El Palacio de Piedras Albas, construido en el siglo XVI, se distingue de las demás edificaciones por su galería porticada de influencia florentina y su estilo menos suntuoso. También es famoso por su balcón de esquina, su enorme escudo y sus rejas de forja.


La Iglesia de Santa María la Mayor fue en sus orígenes mezquita árabe y visigoda.

El Convento de la Coria que data del siglo XV, actualmente alberga la sede de la fundación Xavier de Salas. La finalidad de la fundación es el estudio y difusión de las relaciones entre Extremadura y América a lo largo de la historia.

El templo primitivo de la Iglesia de Santiago fue construido por la Orden Militar de Santiago.

La Alberca fue en sus orígenes una terma romana y posteriormente unos baños árabes.

Gastronomía

El arte culinario extremeño se caracteriza por la sencillez y naturalidad, directa de la tierra. El cerdo, el cordero, el cabrito, el pollo de campo, el conejo o la liebre son sus carnes más representativas, aderezadas con ajo, cebolla, perejil, laurel, romero, tomate y aceite de oliva. Por lo que respecta a las verduras, ya sean como complemento o en forma de guisos, las más típicas son las acelgas, los espárragos trigueros, los cardillos, la criadilla de tierra y la trufa blanca.

España, Monumentos,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *