La isla de Gorgona en Colombia


La isla de Gorgona es uno de los lugares más peculiares que te puedes encontrar en Colombia, y aunque su pasado es bastante oscuro y hasta un poco macabro, lo cierto es que es un destino precioso como para viajar allí en tus vacaciones. En esta isla encontrarás también playas espectaculares y ciudades en las que hay muchos lugares de interés para visitar.

Gorgona está a 35 kilómetros de la costa pacífica de Colombia, y llegar allí es muy fácil ya que hay muchos barcos y lanchas que realizan el trayecto varias veces al día. Hay varias ciudades en las que puedes hospedarte, y lo más recomendable es hacerlo en Buenaventura o Guapí, que es en donde hay mayor variedad de hoteles y a diferentes precios.

Paisaje variado

El paisaje montañoso de la isla es muy característico, con varios cerros espectaculares como los de La Trinidad, La Esperanza, Los Micos y El Mirador. Muy interesante también el mar que hay en la isla ya que puedes encontrarlo tanto muy movidito y bravo como muy calmado. En la parte oriental de la isla están las playas blancas y arrecifes de coral, mientras que en la parte occidental hay muchos acantilados, agrestes, escarpados y aguas muy embravecidas.

Sus características

El clima en Gorgona suele ser cálido, y únicamente llueve en los meses de septiembre y octubre, aunque no demasiado. Su vegetación es principalmente tropical, con una flora y fauna muy variada y especialmente selvática, con más de 40 especies. El árbol más característico de Gorgona es el pino colombiano, y en cuanto a la fauna se encuentran especies muy importantes como ballenas, perezoso, capuchino o el agutí, que es un roedor autóctono muy curioso. La isla es Patrimonio de la Humanidad y Parque Nacional.

Su oscuro pasado

Aunque a día de hoy es un paraíso natural espectacular, no siempre fue así. Desde 1959 hasta 1985, en esta isla estaba la mayor penitenciaría de todo el país. De hecho, la isla era conocida como “La Alcatraz colombiana” ya que allí estaban presos los criminales más peligrosos de Colombia. Era una cárcel muy violenta en la que tanto presos como guardianes tenían disputas a diario. Se cerró en 1985 y hoy en día se conserva como museo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *