Glaciar Mendenhall, un glaciar que puede contemplarse desde dentro

Glaciar Mendenhall
¿Estás de acuerdo con nosotros en que los glaciares se encuentran entre las formaciones naturales más sorprendentes del planeta? Solo hay que ver el Glaciar Perito Moreno, en Argentina, para darse cuenta. Eso sí, puede que aún nos parezcan más maravillosos aquellos que se puedan visitar desde dentro. ¡Sí! ¡Sí! ¡Has leído bien! Éste es el caso de la gruesa masa de hielo de la que te hablamos hoy. Nos estamos refiriendo al Glaciar Mendenhall, que se encuentra en el Valle Mendenhall, en el Sureste de Alaska (Estados Unidos).

¿Te gustaría descubrir más detalles sobre este espectáculo de la naturaleza? ¡Pues entonces no puedes perderte nada de lo que te contamos a continuación! ¡Te aseguramos que te va a encantar!

Ubicación

Como te acabamos de comentar, el glaciar que hoy te mostramos se encuentra en el Valle Mendenhall, a 19 kilómetros de la capital de Alaska. Para ser más concretos, esta asombrosa formación de hielo se encuentra en el área protegida Mendanhall Glacier Recreation Area, que es un área federal situada en el Bosque Nacional Tongass. La tribu amerindia de los Tlingit lo llamaba Sitaantaagu, que quiere decir “glaciar detrás del pueblo”, aunque también fue llamado Aak’wtaaksit (“el glaciar detrás del lago pequeño”). Más tarde, el lugar pasó a llamarse Auke en honor al naturalista John Muir, aunque en 1981 el glaciar volvió a ser bautizado, esta vez con su nombre actual, en recuerdo de Thomas Corwin Mendenhall, un importante profesor científico de la región.

Glaciar Mendenhall1

Dimensiones

Como no podía ser de otra manera, una de las cosas que sorprende del glaciar son sus dimensiones. Y es que estamos hablando de una impresionante masa de hielo de unos 19 kilómetros de extensión. Y aunque muchos son los visitantes que cada año se acercan a contemplar esta maravilla, tan solo unos pocos se atreven a visitar el interior, que puede recorrerse gracias a que el deshielo ha tallado cuevas internas que cambian de tamaño y colores de forma constante. Por eso, cada visita es como si fuera la primera.

Contemplar el glaciar desde dentro

Contemplar el glaciar desde fuera es realmente sorprendente pero descubrirlo desde el interior es una experiencia verdaderamente mágica, entre otras cosas por la mezcla de tonalidades azules que se puede vislumbrar. Además, podrás descubrir dos cascadas deslizándose por una montaña adyacente. Eso sí, antes de lanzarse a la aventura hay que tener en cuenta dos cuestiones muy importantes. En primer lugar, debes saber que el camino hasta las cuevas no es nada fácil, ya que hay que recorrer un tramo en kayak, realizar una caminata y escalar por el hielo. En segundo lugar, nadie puede asegurar que las cuevas no vayan a desplomarse en cualquier momento, al igual que los icebergs que hay a lo largo del camino. En cualquier caso, se recomienda visitar el lugar con la compañía de un guía experto.

Glaciar Mendenhall2

Retroceso

Como te acabamos de comentar, visitar el interior del glaciar es peligroso, ya que existe cierto riesgo de desplome. De hecho, es importante tener en cuenta que, por culpa del calentamiento global, el glaciar ha retrocedido 2,82 kilómetros desde el año 1958. Como sabes, el cambio climático provoca que los glaciares se derritan más rápido de la cuenta. Aunque este deshielo es, lógicamente, algo negativo, lo cierto es que ha permitido que los investigadores descubran vestigios de árboles antiguos que han estado congelados durante los últimos siglos. Al parecer, parece que los despojos tienen hasta 2.350 años. A continuación te dejamos con nuestra galería, donde encontrarás más bellas imágenes del Glaciar Mendenhall. ¡No te lo pierdas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *