El Cañón del Antílope, en Arizona


Cuando uno llega al entorno del Cañón del Antílope, en Estados Unidos, tiene la sensación de estar en un lugar que no pertenece a la Tierra. Es como haber aterrizado en otro planeta. Pero, entrar en él por una pequeña grieta en la tierra es como penetrar en un mundo mágico e irreal, creado entre altas paredes verticales de roca.

Para encontrarlo hay que viajar hasta la ciudad de Page, en el estado de Arizona. Muy cerca, y dentro de la reserva de indios navajos, está el Cañón del Antílope (o Antelope Canyon), un fenómeno geológico de color rojizo, fruto de la erosión de la piedra arenisca. Una maravilla de la naturaleza.

Un espectáculo natural


Si quieres conocer el Cañón del Antílope lo primero que debes saber es que no está permitida la entrada libre al mismo. Sólo podrás visitarlo si te acompaña un nativo navajo, ya que se encuentra precisamente en tierras de la reserva india. Ya te hablamos en una ocasión del atractivo de visitar las reservas de indios en Arizona.

Este cañón es un lugar especial para ellos, muy espiritual, por lo que quieren protegerlo al máximo. Además, existen peligro de inundaciones por lluvias torrenciales en la región, otra razón por la cual no puede visitarse si no es acompañado de un guía.

En realidad existen dos cañones: uno superior y otro inferior. Las altas paredes de roca, dispuestas a veces en zig zag, pueden llegar a alcanzar los 40 metros de altura. Es un auténtico espectáculo contemplar estas paredes y ver arriba la luz exterior. Aunque no es un lugar demasiado explotado turísticamente hablando, cuando vayas a visitarlo procura ir muy pronto o a última hora, sobre todo si vas en temporada alta.

El cañón tiene especial encanto para los fotógrafos, que pueden desarrollar allí toda su creatividad. De hecho, existen recorridos fotográficos organizados, por si te interesa conocer el cañón desde este punto de vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *