Disfrutar de Sidney


Sídney se considera la ciudad más antigua, más grande y más hermosa de Australia. Su gran atractivo es que tiene más de 340 días de sol al año, pero se llena de actividad cuando llegan los meses de verano. Disfrutar de Sidney significa aprovechar el buen tiempo, especialmente en o cerca del agua. Además, la ciudad cosmopolita cuenta con muchas atracciones que son auténticos símbolos nacionales. Seguramente el más famoso sea la Casa de la Ópera, construida en 1973 por el arquitecto danés Jorn Utzon. Sin duda, impacta su particular diseño orgánico, con una cubierta de azulejos blancos similar a la forma de un barco zarpando de la bahía.


El Puerto de Sídney es otro de los iconos de moda en la ciudad. Mientras que los grandes acantilados, islas perdidas, playas preciosas y bahías son su carta de presentación que atraen a miles de turistas pos estas fechas. Por el maravilloso puerto, gozamos de paseos guiados o excursiones de escalada.


Otro puerto muy concurrido es Darling Harbour, con una espectacular oferta de ocio como conciertos y otros eventos públicos. Desde los bares y restaurantes de los muelles vemos unas divertidísimas vistas del movido puerto en activo. Los que buscan algo diferente pueden moverse por los interesantes barrios de Chinatown y Paddington. El primero es el centro cultural y comercial para la comunidad china en Sídney, donde se encuentra Paddy’s Market. El segundo es un hermoso barrio donde encontrar casas victorianas y un curioso mercadillo los sábados.


Tampoco puedes dejar pasar Oxford Street o el barrio de Newtown, donde encontrarás las tiendas de moda alternativa y galerías de arte independientes. En King Street, su calle principal, podrás elegir entre varios restaurantes tailandeses para comer. Para divertirse, lo ideal es alojarse en el animadísimo barrio de Glebe. Por todos lados hay casas de cambio, tiendas, restaurantes, cafés y pubs de todo tipo, nightclubs y sex shops.


Las más de 50 playas de Sídney son especialmente famosas y populares, las más recomendadas son Bondi y Manly. La primera se encuentra a 20 minutos en coche del centro de la ciudad y es uno de los enclaves cuando pega el sol. Gente guapa, bronceados vigilantes de la playa y enormes olas rompiendo sobre la arena dorada. Es una excelente oportunidad para aprender a hacer surf y conocer gente nueva.


Mientras que Bondi está repleta de cafés y restaurantes. Para hacer irse de compras, no hay más que darse un paseo por las callecitas que hay tras la playa. En Tuchuzy se ha visto más de una vez a Kylie Minogue probándose los últimos estilismos de moda playera. Merece la pena hacer el camino que va desde Bondi a Bronte, descubriendo calas ocultas y unas vistas que no podrás olvidar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *