Consejos para visitar un área protegida


Las áreas protegidas son un espacio geográfico definido, reconocido, dedicado y gestionado, con medidas oportunas para lograr una buena conservación de la naturaleza y de sus valores ecosistémicos y culturales. Sin embargo, a pesar de estar muy controlados no significa que no puedas visitarlos y disfrutar de sus bellezas en plena natura. Deberás conocer algunas de las normas fundamentales que debes tener en cuenta en tu visita a un área protegida. Son pequeños consejos a tener en cuenta:


Antes de viajar, busca información sobre el lugar, sus normativas, directrices y prohibiciones.


No te olvides de poner en tu mochila una bolsa de plástico para depositar todos los residuos generados.


Al llegar al destino solicita un plano, folleto o guía para poder disfrutar de todas las maravillas del recorrido de la mejor manera posible. Además, es importante no perderse por la zona para evitar hacer daños al ecosistema.


Es importante no salirse de los senderos o caminos habilitados, de ese modo seguro que no estarás en riesgo ni podrás alterar la ecología del lugar.


Respeta las señales, y si ves que alguien incumple las normas, no dudes en advertirles, siempre hazlo amablemente.


Acampa sólo en los lugares permitidos. No modifiques los elementos de la naturaleza ya sea para encender fuego, alimentarte o limpiarte.


El mejor recuerdo que te puedes llevar a un área protegida son las fotografías. No te lleves hojas, flores, mariposas, piedritas o cualquier otro elemento por insignificante que te parezca. Si todo el mundo se llevara algo, el encanto del lugar desaparecería.

Si quieres colaborar económicamente con el área, contrata a un guía y adquiere merchandising oficial, ya que esos ingresos serán destinados a realizar mejoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *