Consejos para alquilar un coche


Son muchas las ocasiones en las que nos planteamos alquilar un coche en nuestra escapada vacacional. Un vehículo da una gran libertad a la hora de moverse por los sitios turísticos, sobre todo si nuestro alojamiento se encuentra fuera de centros urbanos o lejos de aeropuertos, estaciones de autobús… El alquiler es una opción que cada vez más viajeros contemplan, pero a veces la experiencia se convierte en una pesadilla.

¿Cómo evitar que nos “timen” con los arreglos del coche? ¿De qué manera puedo estar bien seguro de las condiciones del alquiler? ¿Me saldrá rentable alquilar un coche? En este artículo te damos unas cuantas pistas para que la experiencia no te salga “rana”…

Mejor, con antelación


Una de las formas más adecuadas de alquilar el coche para las vacaciones es hacerlo previamente vía Internet. De esta forma tendréis todo el tiempo del mundo para leeros el contrato, letra pequeña incluida, y tener bien claro las coberturas, los precios, las fianzas y todo lo que os preocupe. Muchos paquetes de vuelo y hotel incluyen también el coche, y a veces salen bastante bien de precio. Echad un vistazo a las ofertas y comparadlas luego consultando las webs de las empresas de alquiler para aseguraros de que los precios no están inflados. Esta opción es también aconsejable para evitar quedaros sin coche cuando vayáis a alquilarlo, o tener que “arrear” con uno demasiado pequeño o demasiado caro.

¿Traslados o alquiler?

Si vais a viajar en avión y es necesario contratar el traslado desde este punto hasta el hotel, es muy probable que os salga más rentable alquilar un coche y utilizarlo después para vuestros desplazamientos. Los hoteles cobran cantidades considerables por recoger y llevar a sus clientes a los aeropuertos, y no digamos los taxistas… Se han dado casos en los que sale más barato alquilar un coche para cinco días que pagar ambas cuotas. Por cierto: cuesta lo mismo alquilar un vehículo para dos días que para tres, lo que implica que alquilar un coche durante seis días cuesta poco más que alquilarlo para tres. Así que ni lo dudéis.

Seguro a todo riesgo

Consultad al detalle todos los costes del alquiler y pedid un precio cerrado antes de alquilar el vehículo. En lo que respecta al seguro, no dudéis en contratar uno a todo riesgo: por unos 10 euros más al día tendréis cubiertas unas cuantas averías, lo que siempre es una tranquilidad. Y cuando vayáis a recoger el vehículo (por cierto, lo más probable es que tengáis que hacer cola durante un buen rato y pasar otro tanto rellenando formularios…), siempre es buena idea hacer unas cuantas fotos del coche para tener constancia de cómo se encontraba antes de recogerlo. No vaya a ser que os quieran cobrar arreglos que no os corresponden… Y si conseguís una empresa de alquiler con seguro a todo riesgo sin franquicia, mucho mejor: no pagaréis nada por los arreglos si contratáis la modalidad a todo riesgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *