Ayacucho y la Sierra Central en Perú


Perú es un país de contrastes que reúne en su geografía una gran diversidad de paisajes, de elementos culturales y naturales. Por eso, para conocerlo hace falta algo más que un viaje a Lima o a la región amazónica. Hoy te propongo un paseo por la Sierra Central peruana, una zona del país bastante desconocida pero que, sin embargo, es muy auténtica.

Además de contar con algunas ciudades coloniales de gran belleza y con pequeños pueblos que rebosan encanto, esta parte del país, el Perú más rural, esconde también destacadas ruinas arqueológicas.

Ayacucho, una muestra de arquitectura colonial


La ciudad de Ayacucho fue fundada por los españoles en el siglo XVI y en ella se disfruta de un clima templado y agradable. Pasear por sus calles descubriendo los muchos ejemplos de arquitectura colonial que esconde es todo un placer.

El ambiente colonial se ha conservado de una forma magnífica en Ayacucho, por ejemplo, en sus iglesias y en sus impresionantes mansiones. La ciudad vivió una época muy dura durante la década de 1980, cuando actuaba en la zona el grupo terrorista Sendero Luminoso, pero en 1992 sus líderes fueron detenidos y hoy el grupo casi ha desaparecido completamente.

Una zona muy rural


Esta región de Perú se caracteriza por la actividad rural de sus pueblos y sus gentes, por lo que conocerla te dará una visión bastante real del país. Existen algunas localidades pequeñas de interés, como Lircay o Huancayo. Es esta última población se organiza cada domingo un mercado en el que la población de la zona vende telas, artesanía y productos de alimentación. Si puedes, no dejes de visitarlo.

Muy cerca de Ayacucho, encontrarás las ruinas de Huari, un asentamiento de unos 10 km. cuadrados, compuesto por edificios, calles, plazas, tumbas, senderos, etc. Los huari fueron una civilización que estuvo presente en esta zona de Perú entre los años 600 y 1100 d.C. Aunque en la actualidad los trabajos arqueológicos han sido escasos, la importancia de los hallazgos hace que sea interesante visitar este lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *