El hotel más pequeño del mundo está en Alemania
Desde hace unos años se venía diciendo que el hotel más pequeño del mundo estaba en la canaria isla de El Hierro, que es además el que figura en el Libro Guinnes de los Récords aunque parece ser hay otro que lo ha destronado, todavía no en el libro pero sí “en la vida real”. Se trata de un hotel que está en la ciudad alemana de Amberg y que tiene únicamente 56 metros cuadrados. La habitación es tan pequeña que tiene tan solo dos metros y medio de ancho, aunque pagarás por cada noche 240 euros, es lo que tiene que sea un hotel tan especial.

El Hotel Eh’haeusl tiene 4 habitaciones y en cada habitación hay una cama de lujo y todas las comodidades, además de un cuarto de baño con plato de ducha. Hay que hacerse una idea de lo pequeñas que son las habitaciones teniendo en cuenta que en los 56 metros cuadrados además de las habitaciones hay que añadir la recepción, el restaurante, el recibidor, etc. A pesar de que las habitaciones son diminutas ofrecen todo tipo de lujos como un televisor de pantalla plana, un sofá, una chimenea, hidromasaje e hilo musical.

En el precio de los 240 euros que comentaba también se incluye en el desayuno, que se hace en un pequeño salón-restaurante. Resulta curioso que siendo un hotel tan caro siempre esté lleno lleno, que puede parecer normal dado que solo hay 4 habitaciones pero siendo tan caras y tan pequeñas la gente se va a alojar a este hotel por la “novelería” de ir al más pequeño del mundo ya que por ese precio hay cosas infinitamente superiores.

Amberg es una ciudad que pertenece a la región de Baviera y que está a orillas del río Vils. Originariamente se le llamó Ammenberg y fue una de las ciudades comerciales más importantes de la Edad Media gracias a la exportación de mena de acero.