Un hotel poco convencional


Situado en el puerto de la ciudad Harlingen, al norte de Holanda, se encuentra este hotel tan particular que ha hecho que se convierta en uno de los más inusuales del mundo. Este curioso hotel llamado Harbour Crane, fue una grúa portuaria que se construyó en 1967 y estuvo muchos años en funcionamiento cargando y descargando maderas.

La sala de máquinas de la grúa se ha convertido en un lujoso dormitorio con capacidad para dos personas solo, que cuelga a una altura 17 metros donde los huéspedes que elijan pasar una noche podrán disfrutar de unas espectaculares vistas del cielo lleno de gaviotas y del bonito puerto de la ciudad.


Los huéspedes llegan a la cabina-habitación a través de dos ascensores. El primer ascensor llega hasta una plataforma situada entre las grandes patas de la grúa, y el segundo ascensor llaga hasta la sala de máquinas convertida ahora en un lujoso dormitorio equipado con lo último en tecnología y con unos amplísimos ventanales.


Está formado por una enorme cama doble, dos sillas de Charles Eames, una mesa y una ducha que tiene unas luces de colores que puedes adaptarse según el estado de ánimo. Los huéspedes disfrutarán de su gran pantalla LCD de pantalla táctil les permitirá ver sus vídeos favoritos, o incluso los que encontrarán en la habitación. Una pequeña escalera conduce a la cabina de dirección donde podrán subir a tomarse un pequeño refrigerio disfrutando de las mejores vistas.

Un fantástico desayuno está incluido en el precio. El precio por noche es de 319€ y hay que reservar con un mínimo de 8 meses de antelación.

Holanda, Hoteles,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *