Salamanca y Peñíscola, contrapuestas pero igualmente encantadoras


Salamanca y Peñíscola son dos ciudades que hay que visitar como mínimo una vez en la vida. Si bien es cierto que una no tiene nada que ver con la otra, no menos cierto es que ambas son encantadoras por lo que son capaces de ofrecer a los turistas. La primera es para viajar con la mochila a cuestas, mientras que la segunda es para no olvidarse la toalla y las chanclas.

En Castilla y León podemos toparnos con Salamanca, una de las ciudades más importantes de esa comunidad autónoma. Tiene una superficie de 39,34 kilómetros cuadrados y una población que apenas alcanza los 160.000 habitantes. Pese a que los datos no son muy espectaculares que digamos, lo que sí es espectacular es su riqueza cultural y artística. Además, es la ciudad universitaria por excelencia, lo cual también le ha dado cierto reconocimiento a nivel internacional, aunque evidentemente no está a la altura de otras universidades europeas como por ejemplo la de Oxford.

En Salamanca hay actividades obligadas que no puedes dejar de hacer: subir las torres medievales de la ciudad y difrutar de sus vistas, perderse en el Huerto de Calixto y Melibea, tomar algo en una terraza de la Plaza Mayor y tratar de encontrar la rana en la fachada de la Universidad y el astronauta en la catedral Nueva.


Por otra parte, Peñíscola es una ciudad situada en la provincia de Castellón, siendo eminentemente de costa. Tiene una superficie de 78,97 kilómetros cuadrados y una población que apenas llega a los 8.000 habitantes, aunque evidentemente esa cifra en verano se multiplica considerablemente.

En otoño e invierno hay poca vida por allí. Todo el atractivo lo podemos encontrar en verano con el buen tiempo. Las playas son de las mejores de la costa levantina y las caminatas por su largo paseo se agradecen, especialmente porque suelen instalarse tiendecitas en las que comprar alguna joya o algún souvenir.

Ya sabes, busca algún hotel de Salamanca que esté bien o apáñatelas como sea para encontrar alojamiento en Peñíscola. Seguro que acertarás sea cual sea tu elección, aunque debes saber escoger la época idónea para viajar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *