Monte Fuji, el pico más alto de Japón


Tiene nada menos que 3.776 metros de altitud, lo que le convierte en la montaña más alta de Japón, pero es que, además, es todo un símbolo. Aunque nunca hayas estado en el país nipón, lo habrás visto millones de veces en el cine, la televisión, en la literatura y en otras manifestaciones artísticas, pues es uno de los tesoros japoneses más célebres.

Para visitarlo, tendrás que viajar al centro mismo de Japón, concretamente a las regiones de Shizuoka y Yamanashi, al oeste de Tokio. El monte Fuji es una de las visitas imprescindibles que no puedes perderte si viajas a Japón, por lo que no olvides incluirlo en tu programa de actividades.

El paraíso para los amantes de la escalada


El monte Fuji, como ya hemos dicho el más alto de Japón, es en realidad un volcán considerado, además, activo aunque tiene poco riesgo de erupción. Desde tiempos remotos ha sido considerado como un lugar sagrado y especial en la cultura nipona y muchos japoneses consideran que escalarlo es algo que deben hacer antes de morir. Precisamente el alpinismo es lo que atrae a miles de turistas hasta el Fuji, sobre todo en verano (en invierno la montaña se cubre de nieve y las condiciones empeoran bastante, y también la dificultad de la aventura).

Para verlo en todo su esplendor, lo mejor es hacerlo desde alguna de las poblaciones cercanas (si el día está despejado podrás verlo, incluso, desde Tokio). Son muchas las empresas (y también los hoteles) que te ofrecerán excursiones organizadas al monte Fuji y sus alrededores.
Incluso los japoneses suelen acudir allí en verano. En la llamada semana Obon (en agosto), son miles los japoneses que ascienden en procesión el monte Fuji para conmemorar a sus antepasados, en una especie de peregrinaje anual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *