Martinsloch, la mágica ventana del sol en Suiza

Martinsloch
Nieve, relojes, quesos, chocolate, paisajes naturales espectaculares, una amplia oferta cultural y de ocio, historia, deportes de aventura… Suiza esconde atractivos por los cuatro costados y, sin embargo, no se encuentra entre los destinos más visitados del mundo. Eso sí, nosotros te recomendamos la visita a este país en cualquier época del año.

Uno de los grandes atractivos de Suiza que no te hemos comentado antes es un fenómeno natural que solo se puede contemplar dos veces al año y en un lugar concreto del país. Nos estamos refiriendo a la llamada Ventana del Sol, un agujero natural situado en una montaña del cantón de Glaris por el que el sol pasa dos veces al año. ¿Quieres descubrir más detalles sobre este impresionante fenómeno natural? ¡Pues entonces no puedes perderte nada de lo que te contamos a continuación!

Ubicación

Hoy nos trasladamos al pequeño pueblo de Elm, que se encuentra en el valle del Sernf, en el cantón suizo de Glaris Sur, para hablarte de uno de los fenómenos naturales más hermosos y sorprendentes del planeta, entre otras cosas porque solo ocurre dos veces al año. Nos estamos refiriendo a Martinsloch, también llamado el Agujero de Martin o la Ventana del Sol, que en realidad es un agujero ubicado en la formación del Tschingelhörner, en la Swiss Tectonic Arena Sardona, una zona montañosa declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO que abarca 32.850 hectáreas y alberga siete picos de más de 3.000 metros de altura.

Martinsloch1

El héroe Martin

El agujero en sí, que mide 22×19 metros, no tendría ningún valor si no fuera porque 4 días al año deja pasar el sol, iluminando la iglesia de forma mágica y ofreciendo una imagen única que algunos turistas se acercan a contemplar. Sin embargo, este fenómeno es aún tan poco conocido que se puede observar sin agobios. Eso sí, ha fascinado a los hombres desde hace varios siglos. De hecho, como no podía ser de otra manera, existe una leyenda alrededor del famoso agujero. Según cuenta, el origen de Martinsloch se debe al héroe Martin, que generó el agujero tras luchar contra un malvado gigante.

Martinsloch2

También se puede ver la luna

Como te decíamos, este suceso ocurre solo 4 días al año, dos al principio de la primavera y otros dos al comienzo del otoño. Aunque solo dura un par de minutos, durante la salida del sol, resulta tremendamente sorprendente. Por eso, muchos astrónomos peregrinan a este lugar el 30 de septiembre y el 1 de octubre; y el 12 y 14 de marzo, que es cuando tiene lugar este fenómeno. Además, parecer ser que en algunas ocasiones también es posible ver la luna a través de la Ventana del Sol.

Martinsloch3

Elm

Más allá del Martinsloch, el pueblo de Elm tiene mucho que ofrecer al turista. Se trata del último pueblo del valle Sernftal y esconde un bello núcleo histórico que alberga casas que son monumento protegido. De hecho, estas viviendas de madera fueron distinguidas por el galardón Wakkerpreis y un premio del Consejo Europeo. Eso sí, si hay algo que llama la atención de este lugar, además del agujero, es su entorno alpino, que es súper interesante desde el punto de vista geológico. Además, es importante tener en cuenta que la explotación de la pizarra tuvo mucha importancia en el desarrollo de Elm y otros pueblos del valle. Por supuesto, no hay que olvidar que desde Elm se puede acceder de forma rápida a pistas de esquí, pudiendo encontrar opciones tanto para principiantes como para especialistas. En verano, en cambio, te recomendamos realizar excursiones para disfrutar de la fauna y flora del lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *