Los museos que debes visitar (al menos) una vez en la vida

museos
Una manera de viajar o de conocer ciudades o localidades de manera distinta es visitar algunos de sus elementos característicos como los museos. La verdad es que hay algunos que no solo hay que visitarlos por las obras de arte, cuadros o elementos de interés que albergan en su interior, ya que su edificio exterior también es llamativo, conformando magníficos paisajes. Las opciones son diversas, pero aquí hacemos una propuesta con algunos museos que no puedes (o no debes) perderte.

Los museos

Una de las visitas que podríamos definir como obligada es la del Museo Americano de Historia Natural. Localizado en el Upper East Side de Manhattan, en Nueva York, se fundó en 1869 y alberca una amplia colección formada por 35 millones de piezas entre fósiles o artefactos.

Esta amplia exposición, que es apta para todos los públicos, hace que se tengan que exhibir a través de diferentes muestras específicas como, por ejemplo, dinosaurios, gemas, minerales o meteoritos. A este atractivo se suma la cercanía con Central Park que, tras rodearlo, se llega al Empire State Building para ver un icónico skyline de la ciudad.

Otro de los museos más emblemáticos es el Louvre, en París, que cuenta con tres alas y alberga alrededor de 35.000 obras de arte de períodos comprendidos entre la Edad Media y el Realismo. También se pueden de antiguas civilizaciones como egipcia, etrusca o romana. Entre las obras de mayor renombre expuestas está La Mona Lisa o La Venus de Milo.

museos
Y, tras su visita, el atractivo continúa con un paseo por El Jardín des Tuileries para ver las estatuas de Maillol, Rodin o Giacometti y acabar en la Plaza de la Concordia con el obelisco egipcio situado en su centro.

En Asia, las propuestas son diversas. Por ejemplo, destaca el Museo Nacional de China, que está situado en la plaza de Tiananmen, en Pekín. Su visita permite recorrer 5.000 años de historia de China y de sus dinastías a través de objetos como joyas, piezas de porcelana o elementos de jade.

No faltan tampoco esculturas de Buda o en piedra. La colección de este museo se calcula en un millón de piezas que están distribuidas en siete pisos de los que dos son subterráneos. Llamativa es la colección de 500 obras de África. Y, una vez acabada la visita, se puede ir a la Ciudad Prohibida, que se encuentra a un kilómetro de distancia para ver el complejo imperial palaciego que, hoy en día, es Patrimonio de la Humanidad. Cerca está el Templo del Cielo, que es uno de los más famosos de esta ciudad.

Por supuesto, en este recorrido de museos no puede faltar España, país en el que se encuentra, en concreto en Madrid, uno de los triángulos artísticos más importantes formado por el Museo del Prado, Museo Reina Sofía y el Thyssen Bornemisza. En el primero de ellos, el del Prado, suma una colección de más de 8.600 cuadros y más de 7.000 esculturas, aparte de alrededor de 1.000 medallas y monedas. Entre sus obras más importantes figuran Las Meninas, Las Tres Gracias o el Jardín de las Delicias. Cerca de él, se puede aprovechar para pasear por el Parque del Buen Retiro, ver sus jardines o bien disfrutar de su famoso estanque.

El Museo Reina Sofía es otra buena opción para ver obras tan emblemáticas y reconocidas como El Guernica, que anteriormente estuvo alojado en el MOMA, mientras que en el Thyssen Bornemisza, se pueden ver obras de artistas antiguos y modernos.

La ruta finaliza en México con el Museo Nacional de Antropología en el que puede verse el legado de los pueblos indígenas y de Mesoamérica. Su colección está formada por más de 7.700 piezas en la zona arqueológica que comprende diferentes culturas del país y por más de 5.700 en la zona etnográfica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.