Las fuentes termales de Santiago de Compostela


Galicia, además de ser tierra de magníficos cultivos, y esplendidas playas, además de poseer una extraordinaria belleza natural, no es menos cierto que también es la comunidad española más rica en aguas termales, y sus balnearios siempre han disfrutado de una muy reconocida fama. En algunas aldeas estas fuentes termales son libres, no pertenecen a ningún balneario y allí acuden gentes de lugares muy diversos que no pueden costearse el lujo de curar sus males en termas de pago y pueden vérseles caminando tapados con mantas: son os bañistas, los que toman as augasou os baños.

De época romana quedan las huellas de las termas de Lugo y las Burgas de Ourense. Muy cerca de Santiago de Compostela, camino de Vigo, se encuentra el Balneario de Anxeles, en Anxeles-Brion, de aguas sulfurosas. Indicadas para el tratamiento de las vías respiratorias, el reumatismo también en dermatología. En Caldes do Reis existen dos balnearios.

Ambos con las mismas características: son de aguas salinas y la temperatura es de 48º C; y, al igual que el de Anxeles, se prescribe para las vías respiratorias, el reumatismo y el tratamiento de la piel. El Balneario Acuña está instalado en un antiguo edificio y rodeado de románticos jardines; el Balneario Davila es menos lujoso y, económicamente, más asequible.

Muy cercano a éstos, en un antiguo castillo palaciego lleno de encanto se halla el de Cuntis, llamado Balneario de la Virgen; a veces, resulta difícil tomar una decisión en favor de uno u otro lugar, si es que deseamos pasar una temporada para realizar una cura, pero si podemos, puesto que nos encontramos a poca distancia, aprovechar para dar un paseo por su parques e incluso cenar en uno de ellos para vivir el ambiente evocador de otra época. También en Catoira existen aguas sulfurosas excelentes para aliviar el reumatismo y las enfermedades de la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *