Keukenhof, un jardín con más de siete millones de flores

jardines
¿Un jardín sin flores? No es el caso de Keukenhof, que está considerado como el más bello del mundo. Toda una joya primaveral con una explosión de variedades y colores formada por más de siete millones de flores. Este jardín, situado cerca de Ámsterdam, a unos 40 kilómetros, es uno de los principales atractivos de los Países Bajos. Un destino exclusivo, ya que solo puede visitarse durante dos meses, coincidiendo con la temporada de máxima floración. Y, ahora, este mes de mayo, por fortuna, está abierto. Es una buena opción para viajar y conocer uno de los lugares más espectaculares del mundo. Eso sí, hay que ir con tiempo y preparado para recorrer sus 32 hectáreas de superficie.

Espectáculo floral

Keukenhof es toda una explosión floral con más de siete millones de flores de todas las especies, aunque sobre todo se pueden ver tulipanes. Solo de esta flor hay más de 5.000 diferentes. No obstante, por el recorrido de este jardín se pueden ver otras especies florales como 300 variedades de narcisos, jacintos, crocos, fritillarias y múscaris, así como otras flores de bulbo. Espectaculars son los jarrones de fresias, las miles de rosas de colores, las orquídeas y anturios, que se caracterizan por su decoración muy colorida.

Todo ello, además, acompañado de paisajes con árboles centenarios, lagos, arbustos y plantas perennes. En el recorrido tampoco faltan grandes zonas de césped e invernaderos en los que se puede ver también la belleza no solo de su construcción, sino también de las especies vegetales que albergan.

Como todos los jardines, también tiene otros atractivos que bien merece la pena ver como estatuas, fuentes, terrazas, puentes, escaleras. Y, por supuesto, no hay que perderse el típico molino holandés en el que se observa cómo se elaboraba la harina. Además, desde este emplazamiento, es posible ver una de las vistas panorámicas más bellas de este jardín y de sus campos llenos de flores de diversos colores.

flores
Dentro de los atractivos no florales, destaca el mayor jardín de esculturas de los Países Bajos que, a su vez, es uno de los lugares más fotografiados del mundo. No en vano se encuentran en esta parte paisajes naturales con más de 15 kilómetros de senderos por los que es posible pasear contemplando los conjuntos florales y las esculturas.

Los invernaderos son otra buena opción. En este caso, hay hasta 600 propuestas de floricultores en combinaciones de flores y plantas de gran belleza, que se presentan en pabellones cubiertos. Además, se organizan competiciones entre ellos, entregándose premios.

El 2022, año especial

Este año es especial para este jardín, que tuvo que estar cerrado por la pandemia. Para su apertura, en esta ocasión, se ha elegido el lema Flower Classics, contando con la cooperación del museo Mauritshuis de La Haya, que justo celebra su 200 aniversario.

Esta colaboración tiene su base en que la naturaleza ha sido fuente de inspiración de muchos pintores y creadores durante siglos. En concreto, muchas de las obras y cuadros que se pueden ver en Mauritshuis tienen como motivo principal las flores.

De este modo, se ha optado por exponer en Keukenhof este año algunas réplicas de varios de estos cuadros, entre macizos de flores. Una forma distinta de poder visitar este año el jardín en el que, además, dos figuras femeninas tendrán especial protagonismo. Se trata de la ‘Joven de la perla’, de Johannes Vermeer, y Jacoba de Baviera a quien se debe que Keukenhof sea un jardín.

Y es que comenzó como una muestra comercial para exhibir la calidad de los bulbos a los posibles clientes, pero se ha convertido en uno de los lugares más espectaculares de Europa y en el principal atractivo turístico de Holanda.

Holanda,
>

También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.