Fornells: un pueblo de pescadores en Menorca con mucho encanto

fornells
Menorca es una de las Islas Baleares que tiene más encanto por sus numerosas calas, pueblecitos, sus parajes naturales, el color del agua del mar… Y, dentro de esta isla, aún hay zonas que tienen todavía mucho más atractivo. Y uno de estos puntos es la localidad de Fornells, que es uno de los sitios más turísticos y populares de la isla. Pero no por ello, hay que dejar de visitarlo ni de pasar varios días en él para vivir unas vacaciones inolvidables. Y, por supuesto, no hay que irse sin haber probado su plato gastronómico típico de Menorca: la caldereta de langosta.

El pueblo

Fornells es un pueblo de pescadores, que está situado en la zona norte de la isla de Menorca. Dentro de sus principales atractivos está el puerto tradicional y su gran bahía, que tiene una extensión de más de tres kilómetros de longitud.

Además de estas zonas, también se debe ir a la visitar la Torre de Fornells, que fue construida por los ingleses a principios del siglo XIX. Desde ella, además de observar su construcción, también se ven unas fantásticas vistas de la costa.

Esta torre es especialmente importante porque es una de las más grandes que hay en la isla. De hecho, recuerda bastante a un castillo, aunque de pequeñas dimensiones. Una construcción que se realizó con el objetivo de proteger la entrada del puerto y de prevenir el desembarco de enemigos, que tenían el objetivo de atacar el castillo cercano de Sant Antoni.

fornells
En la visita a la torre también hay que fijarse en sus cuatro niveles. Uno de ellos es la cisterna, para acumular el agua, mientras que el segundo es el piso de abajo para almacén de comida y armas. Igualmente, consta del primer piso para alojar a las tropas y la terraza donde estaba la artillería y se hacía la vigilancia.

Y, cerca de la torre, también está la Capilla de Nuestra Señora de Lourdes, que es un pequeño santuario, que tiene la particularidad de estar escavado en la roca.

Playa

En Fornells también se puede ir a la playa. Hay varias opciones como la cala Tirant, Cavalleria y Cala Pregonda. Precisamente, esta última –aunque está un poco alejada- es una de las más populares y conocidas por su particular aspecto. Y es que difiere de las del resto porque la arena es de color rojo.

Además, está rodeada de un entorno ambiental bastante especial porque parece que es como la superficie de Marte. Una escena que contrasta con el agua, que sí es totalmente cristalina como en el resto de playas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.