Criptomonedas: ¿riesgo injustificado o moneda del futuro?

criptomonedas
La dinámica del mercado de las criptomonedas genera infinidad de opiniones confrontadas. Entre los más grandes valedores de este tipo de capital digital se encuentra un país: El Salvador. En octubre de 2021 la nación centroamericana se convirtió en el primer estado en implementar al Bitcoin como divisa de circulación legal.

Por consiguiente, tanto un café como una afiliación a un casino en línea pueden pagarse con dicha criptomoneda en la tierra de los cinco volcanes. En contraparte, analistas como N. Reiff (2022), de Investopedia, apuntan a la necesidad creciente de aplicar una legislación efectiva para su intercambio. En añadidura, es preciso analizar la volatilidad del valor de los cripto-activos y las tecnologías involucradas.

Aspectos clave a tener en cuenta

– Actualmente, la regulación de las criptomonedas permanece en una fase inestable (de limbo legal o directamente sin regulación) en casi todos los países del mundo;

– Los inversionistas más experimentados en materia de cripto-activos suelen aprovechar las brechas legales para reportar sus tenencias como capital extranjero con el fin de eludir obligaciones fiscales en sus países de residencia;

– En Estados Unidos las ganancias obtenidas a través del comercio de criptodivisas están sujetas a tasas impositivas;

– La ausencia de un ente central regulador de las criptomonedas representa en sí misma una ventaja para la privacidad de las personas y, al mismo tiempo, un riesgo legal y financiero.

Posibles problemas derivados del uso de criptodivisas

Implicaciones de funcionalidad

El Servicio de Investigaciones del Congreso de EE.UU. (2020) afirma que el auge de las criptomonedas se debe a su funcionalidad como forma de dinero alternativo. Además, los traders creen en la seguridad proporcionada por los sistemas de blockchain y aprecian el carácter descentralizado de sus transacciones.

De igual manera, los poseedores de las criptomonedas más difundidas — Bitcoin y Ethereum — aseguran que se pueden usar de un modo idéntico al dinero real. Es decir, sirven como medio intercambiable, de unidad contable y pueden ser depósito de valor. Sin embargo, los escépticos ponen en duda su utilidad como depósito de valor debido a la volatilidad de sus precios.

criptomonedas

Implicaciones de criminalidad

Lavado de dinero

Los grupos de crimen organizado prefieren usar y acumular el dinero en efectivo antes que recurrir a intermediarios como los bancos. Esta elección es “lógica” dado el anonimato y la inexistencia de registros contables derivados de ese modus operandi. En este punto, los analistas están preocupados por la naturaleza descentralizada de las transacciones con cripto-activos.
Sin embargo, esa discreción no significa que las tecnologías asociadas representen un peligro para la sociedad. Por ello, una de las soluciones podría ser promulgar leyes enfocadas en la creación de métodos de identificación más sofisticados. De hecho, ya existen softwares capaces de detectar acciones sospechosas con criptomonedas y de cotejar los alias de los delincuentes con personas reales.

Evasión de impuestos

Los pseudónimos también son empleados para realizar operaciones anónimas en las plataformas descentralizadas con el objetivo de ocultar los ingresos a las autoridades fiscalizadoras. No obstante, en territorios como Estados Unidos, la Unión Europea y Reino Unido los entes encargados de recolectar impuestos se han propuesto reducir al mínimo la evasión.

Al respecto, el portal financiero Fortune indicó que el IRS estadounidense incautó más de 3,5 millardos de dólares en criptomonedas durante el año fiscal 2021. Esto representó el 93% de todos los activos confiscados por la mencionada institución en ese período.

Preocupaciones relacionadas con la protección de los usuarios

La ausencia de un ente central regulador puede ser perjudicial

Los usuarios no tienen derecho a un respaldo gubernamental en contra de los hackers cuando logran vulnerar los sistemas de seguridad de las carteras. En consecuencia, los poseedores de cripto-activos no suelen recuperarlos en caso de robo. A pesar de la robustez de los sistemas blockchain, eventualmente acontecen sustracciones masivas de tokens y/o de criptomonedas.

Uno de los eventos más recientes fue el hurto de más de 600 millones de dólares —equivalentes en el token RON — de la red Ronin (vinculada a Ethereum). El FBI determinó que el perpetrador fue el grupo Lazarus, una asociación de cibercriminales relacionada con Corea del Norte. Por esta razón, es poco probable que las personas afectadas recuperen completamente sus activos.

Otras amenazas para los usuarios

– Escasa posibilidad de litigios cuando ocurren fraudes;

– Al no haber una localización geográfica determinada, no está claro cuál marco jurídico se aplica en cada caso;

– Exposición de datos privados si ocurren fallas en el sistema blockchain. (Aunque esto muy rara vez sucede).

La cara positiva de las criptomonedas: por qué se les considera el dinero del futuro

Contexto histórico

El portal Econofacts (2021) explica que la crisis inmobiliaria de 2008 en EE.UU. junto al subsecuente desplome de las bolsas de las mayores economías del mundo proporcionó el caldo de cultivo para el génesis del Bitcoin. Efectivamente, éste apareció cuando la desconfianza de las personas hacia los gobiernos, bancos centrales y casas de inversión estaba en niveles mínimos.

A partir de entonces, el Bitcoin se convirtió en un activo prometedor que permitía completar transacciones sin la necesidad de un banco central. En otras palabras, el éxito de la criptomoneda se basó enteramente en la confianza entre las partes en lugar de fiar las operaciones a algún intermediario financiero.

Claves actuales de la confianza en las criptodivisas

El amanecer de las Finanzas Descentralizadas (DeFi)

Según Analitics Inside (2021) los defensores de la descentralización afirman que este modelo de transacciones es más transparente y seguro, por ende, terminará por reemplazar a los procesos bancarios convencionales. Incluso, hay quienes emplazan al blockchain como el motor de una nueva economía definida por un mayor acceso a distintos tipos de servicios financieros.

El valor intrínseco de las criptomonedas

Independencia: posibilidad de comprar bienes y servicios sin la necesidad de intermediarios;

Oferta y demanda: al existir un límite en el suministro total de la mayoría de criptodivisas, la escasez influye en su valor;

Estabilidad: el valor de las criptomonedas puede vincularse al de activos reales (oro, combustibles o divisas fuertes como los dólares estadounidenses o la libra esterlina, por ejemplo);

Privacidad: salvo en muy contadas excepciones, el intercambio de cripto-activos garantiza el anonimato de las partes implicadas;

Propiedad y accesibilidad: inclusive aquellas personas que no manejan su capital por medio de los bancos tradicionales, pueden ingresar a los sistemas financieros a través de las criptodivisas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.