Borneo, una isla tropical para los amantes de la naturaleza

borneo
La isla de Borneo no es un destino muy habitual en los viajes, aunque sí hay agencias y operadores que organizan vacaciones y recorridos por su extenso territorio. Y es que, aunque se puede pensar que es una isla pequeña, la verdad es que es la tercera más grande del mundo, teniendo unas dimensiones similares a países como Francia. Es una zona con mucho encanto, sobre todo, si se es amante de la naturaleza y de los animales porque es muy rica en especies únicas y que solo se pueden observar allí. Pero aún hay mucho más que ver y hacer.

Ubicación

La Isla de Borneo está en el mar de China Meridional, en el sur Asiático, perteneciendo su territorio a más de un estado. De hecho, una gran parte es del estado indonesio de Kalimantan, mientras que otra es de los dos estados malasios de Sabah y Sarawak. Además, Brunei también tiene otra parte de la isla.

¿Cuándo visitarla?

La isla de Borneo tiene un clima tropical, destacando por la humedad que hay en todo el año. No obstante, como consecuencia de la temporada de lluvias, se recomienda visitarla en primavera, aunque es posible ir en otras épocas del año, pero siempre tras las lluvias. La temperatura suele ser regular, no bajando la mínima de los 20 grados centígrados ni siquiera durante el invierno.

Naturaleza

La isla de Borneo es rica en flora y fauna. Es un territorio en el que hay muchas especies autóctonas, alguna de las cuales, además, son muy curiosas. Los últimos datos de diferentes organizaciones y asociaciones de la naturaleza reflejan que se han identificado más de 400 especies. No es vano, es uno de los mayores centros de biodiversidad a nivel mundial.

borneo
Por ejemplo, dentro de los peces –hay una treintena que son únicos-, está el pez gato, que tiene unos dientes muy protuberantes y un vientre adhesivo para pegarse a las rocas, o la rana arbórea de ojos verdes que son muy brillantes.

También son muy llamativos los peces siameses luchadores por su color azul verdoso iridiscente; el pez miniatura (mide menos de un centímetro), que es el vertebrado más pequeño en todo el mundo, o el tiburón fluvial, que está en peligro de extinción.

Siguiendo con los animales, otras especies curiosas son los orangutanes rojos, que en la actualidad está amenazada por la deforestación, en parte producida por la extracción de aceite de palma.

Dentro de las plantas, por ejemplo, una de las que no hay que perderse es una flor llamada Rafflesia Arnoldii, que es la más grande del mundo (llega a tener 11 kilos de peso y un diámetro de más de un metro) y que se caracteriza por no tener tallo ni hojas. A pesar de su belleza, esta planta está considerada como una de las más extrañas del mundo y no solo por sus características físicas, sino porque está considerada como un parásito.

Otros puntos de interés

Además de estas especies y de los bosques, selvas o el Parque Nacional de Bako o del Kinabalu, entre otros entornos naturales, en la isla de Borneo hay otros atractivos que merecen ser visitados.

Es el caso de Sarawak para vivir con la población local para conocer las costumbres de las tribus, que descienden de los auténticos ‘Cazadores de Cabezas’, o bien de ciudades más pobladas y con más vida con un poco más de ajetreo como Sandakam o Kota Kinabulu.

Además, en la región de Sabah, se puede visitar el centro de rehabilitación de orangutanes, aparte de ser una zona ideal para practicar algunos deportes, como por ejemplo el buceo, y observar las casas flotantes y la actividad pesquera de la que viven principalmente sus habitantes.

Una isla tropical para vivir aventuras en plena naturaleza y pasar unos días inolvidables, lejos del mundanal ruido. Sin duda, unas vacaciones bien distintas.

Asia,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *