Belleza en Dordogne, Francia


Dordogne es una de las zonas más bonitas y conocidas de Francia, con un montón de paisajes naturales, impresionantes castillos y ciudades medievales que la convierten en una de las partes más visitadas del país. Se encuentra al suroeste del país, entre el valle de Loira y los Pirineos, y la atraviesa el río Dordogne (Dordoña). Desde los años 90 es uno de los destinos turísticos más importantes, únicamente por detrás de ciudades como París o Marsella.

Dordogne se caracteriza por la gran cantidad de valles que tiene, entremezclados y atravesados con varios ríos de aguas claras y que llevan también a lugares como Dronne o Vézère. Lo que más llama la atención son las mesetas escarpadas de granito y piedra caliza y los afloramientos de rocas afiladas y empinadas. Por esta zona podrás también dar un paseo en barco y recorriendo los 10 kilómetros del río, desde Monfort a Byenac, y que también se puede realizar en canoa o por otro camino en coche, bicicleta o a pie. Muchas posibilidades para un recorrido indispensable.

Durante este recorrido podrás también conocer el pueblo de La Roque-Gageac, que está en un marco incomparable entre unos acantilados rocosos y que tiene muchos edificios medievales, muchos de ellos restaurados pero conservando su encanto. La parte más importante es Sarlat, donde hay un laberinto con decenas de cuevas llenas de grabados, esculturas y dibujos del paleolítico. Al norte de Sarlat te encontrarás con Lascaux, la cueva más vista del mundo y considerada como el Louvre del hombre de Cro-magnon.

En definitiva, que en Dordogne puedes pasar una fantásticas vacaciones donde podrás combinar el turismo rural y natural con las vacaciones de ciudad llenas cultura e historia donde parece que el tiempo se detuvo hace años. Además, en casi todos los ríos podrás bañarte o ponerte en la orilla a echarte una siestecita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *