8 planes recomendables en Montmartre, el barrio bohemio de París

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Montmartre
París, la que para mucho es la ciudad más bonita del mundo, recibe a millones de turistas año tras año por sus numerosos encantos. El más popular de todos es la Torre Eiffel, pero hay que decir que hay otros atractivos que merece la pena conocer. ¿Uno de ellos? El barrio de Montmartre, que sin duda alguna es el más bohemio de la capital de Francia.

Es fácil de reconocer porque da cabida a la basílica del Sagrado Corazón, una iglesia de visita obligada que te permite disfrutar de unas vistas privilegiadas de la ciudad. Es el punto de partida de mucho más que 130 metros de colina. Para que veas que no miento, nada mejor que apuntarse a los 8 planes que comparto a continuación.

1- Moulin Rouge

Moulin-Rouge
Es uno de los lugares con más encanto de París, y no solo porque Nicole Kidman nos deleitara sobre un trapecio con un collar de 1.308 diamantes. Es un cabaret situado a los pies de Montmartre desde 1889, cuando el español Josep Oller finalizó su construcción. Desde entonces, nada más y nada menos que la Belle Epoque, se han podido ver espectáculos de todo tipo y han desfilado artistas de primera talla, como por ejemplo Frank Sinatra, Liza Minelli o Dean Martin.

Hoy en día puedes vivir toda la esencia de Mouling Rouge pasando una noche inolvidable. Puedes reservar cena + espectáculo, aunque debes saber que los precios parten desde los 190 euros. Compruébalo tú mismo en su página web.

2- Sagrado Corazón

Sagrado-Corazon-Montmartre
Estamos hablando de una basílica de influencias bizantinas que se construyó sobre una planta de cruz griega para excusar los pecados de la Comuna de París durante la guerra franco-prusiana de 1870. La Asamblea Nacional fue la que aprobó su construcción en 1873, pero las obras no terminaron hasta 1919, justo después de que acabara la Primera Guerra Mundial.

Aunque las mejores vistas de París son las que nos ofrece la Torre Eiffel, hay quienes consideran que un atardecer en el Sagrado Corazón tiene todavía más encanto, ya que puedes contemplar los tejados de la ciudad desde un lugar mucho más tranquilo.

3- Place du Tertre

Place-du-Tertre
Es una plaza muy pequeña en la que el arte es el gran protagonista. Allí, a finales del siglo XVIII, se concentraban pintores, cantantes y poetas. Hoy lo más habitual es toparse con pintores de paisajes y retratistas, genios que como antaño exprimen todo su potencial para ganar algo de dinero.

El lugar también se conoce como el “Cuadrado de los artistas“, ya que hay 149 emplazamientos de un metro cuadrado de extensión que permiten que dos pintores se vayan relevando cada día.

4- Le Moulin de la Galette

Le-Moulin-de-la-Galette
Moulin Rouge no es el único molino famoso de Montmartre. Aunque parezca mentira, en el barrio hay un molino de viento que nos recuerda que en su día fue un lugar de viñedos y trigales. Hoy en día es un restaurante con una bonita terraza que te permite comer sobre sus aspas. Eso sí, como podrás imaginar no es de los más económicos de la zona, lo cual se justifica por el simple hecho de ser un molino que apareció en pinturas de artistas tan famosos como Vincent van Gogh o Pierre-Auguste Renoir. Ahora mismo ofertan dos menús: uno de 31 euros y otro de 39 euros. Puedes reservar a través de la página web de Le Moulin de la Galette.

5- Place Pigalle

Place-Pigalle
Es otra de las plazas que no te puedes perder. Allí se celebraba el “Mercado de las Modelos“, un punto de encuentro entre pintores y mujeres que querían convertirse en musas para quedar inmortalizadas.

Para algunos es la zona más gamberra de la capital. Muy cerca hay discotecas, bares, pubs, tiendas de ropa alternativa…

6- Le Bateau Lavoir

Bateau-Lavoir
Todo amante del arte conocía “La cueva de los artistas” desde 1889, curiosamente el mismo año en el que finalizaron las obras del Moulin Rouge. El mismísimo Pablo Picasso dio vida a “Las señoritas de Aviñón” y sentó las bases del cubismo en el mismo lugar donde artistas como Kees van Dongen o Max Jacob llegaron a desplegar todo su potencial artístico. Por desgracia un incendio se lo llevó todo por delante en 1970, así que hoy solo se puede contemplar un escaparate queda a la plaza Emile Goudeau.

7- Pasear y pasear

calle-Montmartre
El barrio de Montmartre no te lo acabas. No te cansas de pasear y pasear por sus pintorescas calles. Te detienes y vuelves a caminar en numerosas ocasiones. Sus vías empedradas te atrapan porque la belleza está por todas partes. Incluso puedes ver una casa que dicen que está encantada. Está en la avenue Frochot, una calle sin salida muy cercana a la Place Pigalle. Evidentemente, no tendrás problemas para encontrar souvenirs que podrás comprar a buen precio si sabes regatear.

8- El cementario de Montmartre

Dalida-cementerio-Montmartre
Lo de visitar un cementerio no suele ser un buen plan, pero en este barrio sí lo es. ¿Por qué? Pues porque hay numerosas esculturas y mausoleos de artistas como Dalida que merece la pena visitar. Eso sí, para acceder de forma gratuita de 09:00 a 18:00 horas debes ir bien vestido y comportarte. No puedes ponerte a bailar reggaeton.

Artículos recomendados:

7 planes románticos en París

10 planes con niños en París

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *