Viajar a Perth


Una de las ciudades más aisladas de la tierra se llama Perth. Se encuentra a una latitud similar a la de Sídney, pero más de 3.400 km (2.110 millas) al oeste, aproximadamente tan lejos como Londres está de Beirut. Habiendo crecido entre el aislamiento de Melbourne y Sídney, la ciudad, no tiene ni las pretensiones ni el ritmo de vida de estas ciudades del este de Australia.

Con una silueta impresionante, Perth ha sido diseñada especialmente para sus ciudadanos. Es larga, con amplias calles que siguen un clásico patrón de cuadrícula perfectamente ordenada, lo que la hace mucho más transitable a la hora de ser visitada. Los parques son una maravilla, sobre todo Kings Park, que ofrece unas impresionantes vistas de la ciudad y del río.


Tiene 4 universidades. De esta manera, su población se caracteriza por ser culturalmente muy diversa. Esto la convierte en un lugar mucho más cosmopolita. Las playas que rodean la ciudad se han convertido en un remanso de paz que contrasta con las de otras zonas mucho más vivaces. La historia de Perth se remonta a siglos y siglos de antigüedad. La zona del río Swan fue ocupada por los aborígenes australianos, hace unos 50.000 años, antes de la llegada de los colonizadores británicos.


Cuando estos llegaron, proclamó su nueva colonia en junio de 1829. Con la ayuda del trabajo de los convictos (presidio alrededor de la ciudad), la colonia prevalecido en duras condiciones. Miles de inmigrantes inundaron la zona en 1850 por la “Fiebre de Oro”. Perth finalmente fue declarada ciudad en 1871. Posteriormente a la Segunda Guerra Mundial la inmigración hizo crecer aún más la población. Hoy en día alberga a 1,47 millones de personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *