Viajar a Guernsey


Exuberantes jardines botánicos, seductoras calas escondidas, y gloriosas puestas de sol sobre el Océano Atlántico dan a la isla de Guernsey una sensación de ser un sitio claramente subtropical. Asentada a tan solo 45 km (28 millas) de Francia, esta pequeña isla también tiene un aire glamuroso, con nombres de calles francesas, unas exquisitas recetas culinarias y la facilidad de poder hablar con la mayoría de la gente en inglés y en francés.

Las familias deciden pasar sus vacaciones en Guernsey desde hace generaciones, disfrutando de un destino en el que los niños pueden vagar libremente mientras que los padres se relajan con un libro en la playa. El ritmo de vida es ciertamente más relajada que en el resto de Gran Bretaña, así que tómate tu tiempo, vaga por las costas, disfruta de unas clases de golf y pasea por las calles de la capital de la isla bonita, St. Peter Port.

Guernsey es famosa por su calidad culinaria. La isla tiene una gran variedad de restaurantes que van desde la cocina tradicional francesa e inglesa, a los italianos, indios y chinos. Hay dos restaurantes tipo autoservicio en St. Peter Port. Las cervezas y vinos son relativamente más baratas en comparación con el continente. Las especialidades regionales son:

– Los mariscos, recién capturados, como por ejemplo las langostas, cangrejos y conchas de peregrino.
Guernesey Gâche (un pan de fruta que normalmente se sirve con una típica mantequilla local).

Comer fuera, mantiene una excelente relación calidad-precio ya que no hay IVA. Los bares en Guernsey son capaces de permanecer abiertos hasta altas horas de la madrugada todos los días de la semana.

Viajes,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *