Un hotel de hielo en Finlandia


La ciudad de Kemi, situada en la Laponia Finlandesa y al norte del mar Báltico, se dio a conocer hace algunos años por tener el castillo de nieve más grande del mundo. Cada invierno, la arquitectura del mismo es diferente, aunque conserva el estilo popular de la zona.

La tradición de construir en el ártico con este tipo de material es muy antigua. Aunque es muy versátil, la temperatura es el factor que más influye a la hora de construir. Al llegar a los 0 grados, la nieve es muy húmeda y pesada, por lo que su capacidad de adherencia es muy alta. Sin embargo, al superar esta temperatura no se puede edificar nada.

Dependiendo de las condiciones climatológicas, anualmente se establecen períodos de apertura y funcionamiento del hotel, aunque normalmente la inauguración tiene lugar en los meses de enero.

El Snow Castle, o castillo de nieve, cuenta con un fabuloso restaurante cuyas mesas y sillas están forradas de piel de reno. En él se pueden tomar bebidas frías y calientes, gran variedad de platos para el almuerzo y la cena, y menú totalmente vegetariano. Tanto el restaurante como el hotel, están decorados con esculturas de hielo, algunas de las cuales son réplicas de edificios emblemáticos. Los efectos de luz y sonido completan esta fantástica decoración.

Otra parte integrante del castillo es el hotel, que ofrece al visitante los mismos servicios que encontramos en este tipo de establecimientos. Cuenta con habitaciones dobles, habitaciones para grupos y suite nupcial. El desayuno está incluido en el precio, así como tomar una ducha o una sauna en un hotel próximo.

Por último, la capilla del castillo ofrece su espacio para el recogimiento y la meditación. Además, se pueden realizar bodas y otro tipo de eventos, ya que cuenta con un aforo con capacidad para 50 personas. A lo largo de los años, se han celebrado muchos matrimonios en ella.

La temperatura en todo el complejo es de 5 grados bajo cero, por lo que es necesario ir equipado con prendas de abrigo. Durante la noche, se puede llegar a los 50 bajo cero. Por ello, solamente encontraremos puertas de acceso, pues de esta manera no hay corrientes de aire y se mantienen perfectamente aisladas las edificaciones.

Para todos aquellos que quieran conocer el frío invierno del ártico y se sientan atraídos por lo exótico, Kemi cumplirá con creces sus expectativas.

Finlandia,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *