Karlovy Vary, la ciudad balneario que no te puedes perder

Karlovy-Vary
Seguramente habrás viajado ya a Praga. Es la ciudad que principalmente se recorre y que aparece en todos los viajes a la República Checa. Sin embargo, este país tiene otros muchos encantos que no siempre se incluyen en los itinerarios. Y es una lástima porque son de una gran belleza y se pueden ver en poco tiempo, siendo ideales, además, para hacer una escapada o un pequeño viaje cuando no se tiene mucho presupuesto económico para viajar. Dentro de estas opciones, está Karlovy Vary, que es conocida como la ciudad balneario y que es una auténtica joya dentro de la República Checa.

La ciudad balneario

Aunque Karlovy Vary es muy conocida por ser la ciudad balneario, últimamente también es famosa por acoger su Festival Internacional de Cine. De cualquier manera, es una localidad que merece la pena ver.

Karlovy Vary -está situada dentro de la República Checa (más o menos a una hora de Praga) y cerca de Alemania-, tiene mucha historia por conocer y descubrir. Y es que, precisamente, es conocida como la ciudad balneario porque el perro de caza del emperador Carlos IV descubrió un manantial con aguas calientes en la zona en la que ahora está la ciudad. Un motivo por el que también se conoce como Karlsbad o Termas de Carlos.

Con el paso de los años y desde este hallazgo en 1358, esta ciudad se ha convertido en uno de los emplazamientos más populares a nivel mundial como balneario porque también pasaron mucho tiempo en ella personas famosos como Beethoven o Goethe, que cuenta con una escultura en la capital, entre otros, cuyas casas pueden verse.

Karlovy-Vary

Qué ver

Aparte de esta curiosa historia, Karlovy Vary es una ciudad de gran belleza y atractivos que van más allá de sus aguas minerales y balnearios. De hecho, está considerada como una auténtica joya dentro de la Bohemia Occidental.

Al margen de todas las clínicas y hoteles balnearios y otros establecimientos centrados en el bienestar de las personas, hay mucho que ver. Una visita obligada es la columnata (edificios del siglo XIX) del Parque de Dvorak, que alberga fuentes medicinales con mucho encanto. En general, se puede beber de ellas directamente.

Otra visita es la Columnata del Molino, que destaca por su estructura un tanto ostentosa y que alberga seis fuentes de agua medicinal. Merece la pena fijarse en sus columnas de estilo corintio.

El recorrido también tiene que llevar a la Columnata del Mercado, que se construyó en el año 1883 y cuyas líneas recuerdan a la arquitectura de Suiza, y al Pabellón de las Fuentes Termales, que se encuentra en el paseo a orillas del río. Este edificio, de estilo contemporáneo, tiene dentro una gran fuente de agua, que está a una temperatura de alrededor de 72 grados centígrados.

Cerca también de las orillas del río está la Iglesia de Santa María Magdalena, que es una de las más importantes de la ciudad y que es de estilo barroco, así como el Gran Hotel Pupp, que representa la arquitectura imperial.

La Torre de Diana permite disfrutar de unas vistas panorámicas impresionantes de la ciudad y del entorno. Además, está cerca del Gran Hotel Pupp. El recorrido también nos lleva a ver la iglesia ortodoxa de Pedro y Pablo, que está en la parte alta de la ciudad, así como al Hotel Termal, que es el centro cultural de la ciudad, y a la Fuente de Vridlo y al Teatro Municipal.

Igualmente se pueden ver las casas de los Caballeros de Malta y la de Mozart, que residió allí, entre otros muchos atractivos que se observan en cualquier calle en la que llama la atención la construcción de sus viviendas.

Productos típicos

No podemos dejar de hablar de Karlovy Vary sin hacer mención a productos típicos. Evidentemente, se ven muchas tazas de cerámica para poder beber las aguas de los manantiales. Pero, además, también se puede probar el lícor de Becherovka (hierbas, especias y raíces), que es famoso, o ver la cristalería de Moser, que tiene una antigüedad de 150 años.

República Checa,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *