Isla Anguila, un paraíso exclusivo en pleno Caribe

isla-anguila
El Caribe es una zona ideal para disfrutar de unas buenas vacaciones. Sus diversos territorios hacen que sea un destino para descansar y estar a gusto en sus playas cristalinas y tranquilas, practicar deportes acuáticos o recorrer las diferentes islas para conocer sus encantos, entre otras opciones. Dentro del Caribe, hay zonas que son más populares, pero otras son menos visitadas y también, quizá, menos conocidas. Se trata de Isla Anguila, que es uno de los lugares de más tranquilidad y paz que se puede encontrar no solo en el Caribe, sino en el mundo. Además, el turismo está muy controlado porque es un destino que se podría definir como exclusivo.

Sus encantos

Isla Anguila es la principal del archipiélago del que toma nombre y que, precisamente, se denomina así por su forma alargada. Además, es una isla que es bastante plana en superficie en la que es curioso que no haya ríos, aunque sí existen algunas lagunas saladas.

Si no conoces la isla, y por situarla geográficamente, te explicamos que está cerca de Puerto Rico, a unos 250 kilómetros como mucho, y al norte de las Islas Barlovento. Es una isla pequeña, ya que su longitud es de 26 kilómetros y su anchura es de 5 kilómetros.

Este reducido tamaño no hace que esté exenta de encantos. Y uno de sus principales son sus playas. Además, hay un total de 33. Todas ellas son pequeñas calas en la que se respira una gran paz y tranquilidad.

isla-anguila
Y eso no es todo porque están en parajes de ensueño, gracias a las aguas cristalinas, la arena blanca y fina que casi parece polvo y a las villas que hay en ella que están rodeadas de naturaleza.

Otro de los motivos por los que visitar Anguila es su población, ya que son personas muy abiertas y que viven también con tranquilidad, aunque la isla se llena de una explosión de vitalidad con la celebración de su festival en verano en el que se baila música calipso.

Este destino es ideal también para practicar algunos deportes acuáticos como el snorkel para observar la infinidad de peces y especies marinas diferentes que viven en sus aguas.

La isla es igualmente idónea para hacer un turismo más cultural. El recorrido no es muy grande, al ser una isla pequeña, pero es interesante ver las calles de la ciudad y observar las plantaciones de cañas, los museos… y, en definitiva, ver cómo viven las personas en Anguila.

Dentro de este recorrido, bien merece una visita Wallblake House, que es una casa colonial que data de 1787 y que fue una de las primeras en edificarse en la isla a raíz del auge de las plantaciones de azúcar, aparte de ser además una de las pocas que ha logrado sobrevivir intacta al paso del tiempo. De hecho, en ella, todavía se pueden ver los establos y la barraca de esclavos de antaño.

Alojamiento y comida

La isla cuenta con diversos alojamientos, que sobre todo se concentran en las zonas de playa. Y, para comer, hay también muchos sitios, aunque se debe tener en cuenta que es un destino más caro que otras islas del entorno.

Pero volviendo a la gastronomía, la variedad de platos que se puede comer es múltiple, comprendiendo desde las barbacoas de pescado y carne a una cocina más local con pescados como el snapper o pargo, así como el mahi-mahi, que es como un delfín. Al recibir turistas de todo el mundo, también existen opciones para degustar comida internacional.

Cuándo visitarla

Gracias a su clima subtropical, su temperatura es de unos 27 grados centígrados de media, aunque el período comprendido entre los meses de julio y octubre es el más cálido. La isla también puede visitarse fuera de esta temporada, aunque hay que tener en cuenta que los días de más frío se concentran entre diciembre y febrero.

Caribe,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *