Fortasec®, la solución más eficaz contra la diarrea del viajero

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

malestar

¿Conoces la diarrea del viajero? Es la que experimentan el 40% de las personas que viajan al trópico durante su estancia o poco después de volver. No suele ser un problema que revista gravedad, pero en ocasiones puede provocar que el afectado pase dos o tres días en cama, con las consecuencias que ello comporta si se trata de un viaje organizado.

Una bacteria, un virus o un parásito es el culpable de la diarrea del viajero, que también se conoce como gripe intestinal. Se produce una infección por culpa de microorganismos como los Echerichia coli, Shigela, Salmonella, Campylobacter, Rotavirus y Giardia Lamblia.

Fortasec® al rescate

Afortunadamente existen varias soluciones. La más eficaz de todas es Fortasec®, un medicamento sin receta con un principio activo llamado Loperamida Hidrocloruro que alivia los síntomas de la diarrea aguda. Los movimientos y secreciones gastrointestinales se normalizan, haciendo que las deposiciones líquidas disminuyan para que el organismo vuelva a su estado habitual.

El antidiarreico está recomendado para adultos y menores a partir de los 12 años. Se comercializa en envases de 10 o 20 cápsulas duras y 12 liofilizados orales. En cada cápsula o liofilizado hay 2 mg de Loperamida Hidrocloruro.

Para la diarrea aguda ocasional han lanzado Fortasec® Flas, que es especialmente recomendable para aquellas personas que tienen problemas para tragar comprimidos. Se disuelve en tu lengua sin tener que beber agua y no requiere ninguna temperatura especial de conservación, por lo que es perfecto para llevárselo de viaje. También está indicado para adultos y niños mayores de 12 años y la duración máxima del tratamiento es de 2 días (puedes descargarte el prospecto en formato pdf en la página web de Fortasec®).

Consejos para prevenir la diarrea del viajero

Lo más importante es evitar el consumo de todo tipo de bebidas y alimentos que puedan estar contaminados, por lo que se recomienda beber agua embotellada y cerrada, comprobando que la botella no ha sido rellenada. Hay que evitar beber del grifo por mucho que se crea que es agua potable.

Lavarse bien las manos con agua y jabón, ingerir alimentos cocinados o comer fruta pelada por ti son otros consejos, como también lo son evitar los cubitos de hielo en las bebidas, no bañarse en lagos, embalses y ríos o desinfectar el agua y los alimentos con kits portátiles o pastillas potabilizadoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *