6 países en los que es legal ser madre de alquiler

Share on Facebook1Tweet about this on Twitter1Share on Google+1

vientre-de-alquiler
Aunque las tasas de reproducción asistida en España son bastante altas, lo cierto es que hay muchas parejas con problemas de fertilidad que no llegan a cumplir su objetivo. Muchas de ellas acaban recurriendo a la gestación subrogada, también conocida como madre o vientre de alquiler. También optan por esta alternativa parejas homosexuales que desean tener hijos y quieren que, al menos un miembro de la pareja sea padre biológico, o que tienen problemas para adoptar, además de los hombres solteros que quieren ser padres.

La también llamada gestación por sustitución es una práctica mediante la cual una mujer accede a gestar un bebé renunciando a todos sus derechos, a favor de otra persona o pareja. Como sabes, este proceso implica numerosas complicaciones éticas, económicas y legales. De hecho, el vientre de alquiler solo está permitido en unos pocos países. Te hablamos de la legislación en seis de ellos a continuación.

Estados Unidos

En primer lugar, queremos hablar de Estados Unidos, donde la gestación subrogada está permitida por ley o por jurisprudencia en los siguientes estados: Nevada, California, Texas, Illinois, Arkansas, New Hampshire, Florida, Delaware, Nueva Jersey, Tennessee, Utah, Virginia y Washington. Eso sí, debes saber que en algunos de ellos solo se acepta la gestación por sustitución altruista y otros no permiten esta técnica a mujeres y hombres solteros o a parejas homosexuales. Además, es importante tener en cuenta que el coste varía entre los 80.000 y los 150.000 euros.

Canadá

Otro país americano que permite la gestación subrogada es Canadá. En este caso, está legalizada para todos los modelos de familia, aunque la ley establece diferentes restricciones que provocan que la búsqueda de una madre de alquiler sea difícil. Por ejemplo, la finalidad debe ser altruista, es decir, no se permite la compensación económica, aunque el solicitante debe pagar todos los gastos derivados del embarazo. Es importante tener en cuenta que en la provincia de Quebec está práctica no está legalizada.

vientre-de-alquiler1

Rusia

Nos trasladamos a Europa para hablar de Rusia, un país que permite la gestación subrogada a parejas heterosexuales y a mujeres solteras que no puedan quedarse embarazadas. Eso sí, la ley rusa no permite que la gestante aporte sus óvulos, sino que deben proceder de la pareja o de un donante. El precio del proceso oscila entre los 35.000 y los 45.000 euros.

Ucrania

Ucrania también permite esta práctica, aunque solo a parejas heterosexuales casadas. Además, es obligatorio que, al menos el padre, aporte su material genético. Por otra parte, solo está permitida cuando la madre de intención no puede quedarse embarazada o si, al hacerlo, podría poner en riesgo su salud o la del futuro bebé. También queremos comentar que en Ucrania existen varias agencias de gestación subrogada, por lo que los futuros padres lo tienen fácil para encontrar una gestante sustituta y clínicas para llevar a cabo el proceso. El precio del proceso oscila entre los 28.000 y los 40.000 euros.

Grecia

Otro país de Europa que permite la gestación subrogada es Grecia, eso sí, para parejas heterosexuales y mujeres solteras que no puedan tener hijos de otra forma. Desde el año 2014 está permitida esta práctica para ciudadanos extranjeros. El coste aproximado es de entre 35.000 y 50.000 euros. Sin embargo, existen algunos problemas para obtener la filiación en España y poder registrar al bebé. Por eso, todavía no se ha convertido en un destino escogido por los españoles.

vientre-de-alquiler2

Georgia

Por último, queremos hablar de Georgia, un país que acepta la gestación subrogada a mujeres que no tengan útero o que sufran cualquier malformación o incapacidad para gestar. Además, debes saber que solo se permite esta práctica a parejas heterosexuales casadas, por lo que quedan excluidas las parejas homosexuales y las mujeres y los hombres que quieran ser padres en solitario. El coste oscila entre los 30.000 y los 40.000 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *